Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

María Segimón de Manzanos, general counsel para España y Portugal de CBRE Global Investors

Juan Comas

CBRE Global Investors es una filial al 100% del Grupo CBRE, gestionada de forma independiente que se dedica a definir y gestionar estrategias de inversión en diferentes formatos, como fondos, cuentas separadas o “joint ventures”, con el objetivo de optimizar el beneficio de las inversiones de sus clientes, minimizando el riesgo al máximo. Utilizan para ello los enormes recursos y fortalezas del Grupo a nivel global y en particular, el gran conocimiento del mercado de los equipos locales. El Grupo CBRE tiene 44.000 empleados aproximadamente. María Segimón de Manzanos es general counsel para España y Portugal.

¿Cómo se ve desde la mayor gestora de fondos inmobiliarios del mundo el reciente interés en el mercado inmobiliario español de inversores de tan diversa naturaleza?
En 2013 experimentamos un cambio de tendencia de inversores institucionales hacia el mercado inmobiliario español, creemos que motivado, fundamentalmente, por la incipiente mejora de las perspectivas económicas de España, junto con la madurez de precios de este sector en el resto de mercados europeos. Por ello, nuestros inversores, anticipando la recuperación del mercado español, han modificado sus criterios de inversión y han convertido el mercado ibérico en una prioridad, lo cual se ha puesto de manifiesto en todas estas recientes operaciones de grandes inversores extranjeros que últimamente están acaparando tantos titulares de prensa económica. Esto ha tenido como consecuencia directa la gran corrección de precios que estamos viviendo en la actualidad. Respecto al futuro, somos optimistas, ya que creemos que estamos ante un inminente cambio de ciclo a positivo, por dos indicadores fundamentales: la bajada de tensión de los mercados financieros (por ejemplo, la prima de riesgo que hace poco estaba a niveles muy preocupantes está ahora en niveles anteriores a la crisis) y además, hemos percibido que la demanda de ocupación por parte de arrendatarios está muy cerca de estabilizarse, lo cual nos hace tener una actitud positiva para 2014 y 2015.