Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 226 Noviembre de 2017

Kurt Grötsch, presidente de Chinese Friendly International

Pedro Merino

Kurt Grötsch fundador de Chinese Friendly International, sociedad con sede en Sevilla y representante para España y Portugal de la Silk Road Chamber of International Commerce (SRCIC), es, sin duda alguna, el principal impulsor en España de las grandes oportunidades que para las economías de España y Portugal representa la Nueva Ruta de la Seda.

¿Cuál es el futuro de la Ruta de la Seda, concretamente en los próximos 15 años? ¿Por qué va a convertirse en la gran tierra de las oportunidades en China?
NO, no ‘en’ China, es un planteamiento erróneo desde un principio. Todo el mundo en Occidente, hoy por hoy, piensa en China cuando surge el tema de la Ruta de la Seda. (RS). Es un pensamiento seducido por las enormes cantidades de dinero que invierte China en el desarrollo de los países de la RS. Por tanto, las oportunidades están en Asia Central y los países de la RS Marítima y otros que se apuntan al proyecto. La oportunidad radica en proyectos transnacionales, tanto económicos como culturales. En 15 años, lo que es muchísimo tiempo, habrá que ver lo que ocurre. Ahora la clave es esta semana con el Congreso del Partido Comunista y en 2020, cuando se cumplen los planes quincenales chinos. En el año 2020 China será líder en casi la totalidad de las tecnologías avanzadas. El mercado del consumo de las tecnologías chinas será en gran medida los países de la RS con la mayor concentración de la población del mundo, del BIP del mundo etc. China está invirtiendo en su mercado del futuro y de esto se trata, estar en este mercado, no en China. Una opción para empresas como la nuestra radica en los factores soft del desarrollo de esta zona: la creatividad, cultura y arte, experiencias y sobre todo la formación. El crecimiento enorme de las economías del proyecto OBOR generará una demanda de profesionales capaces de gestionar estos procesos transfronterizos complejos histórico- sociales.

Chinese Friendly ha conseguido la representación de la Silk Road Chamber of International Commerce (SRCIC) para España y Portugal. ¿Nos podría definir qué significa este acuerdo y cómo afecta al futuro de la Nueva Ruta de la Seda en España
Dudo mucho que nuestra representación de la SRCIC provoque algo en España. Mi sensación es, que las autoridades españolas suelen ignorar iniciativas que no hayan sido impulsadas o controladas por ellos. No ven oportunidades o las ven muy tarde. España entró en el grupo de los Estados de la NSR, cuando más de treinta ya lo habían hecho con anterioridad. Llegan tarde y no tienen la visión de poder participar en escribir un capítulo de la historia del siglo XXI. De momento, observo, que las iniciativas se restringen a reuniones de alto nivel en la CEOE, IMEX, Global Logistics, Talgo etc..
Participar activamente en la SRCIC a cambio ofrecería un abanico mayor de opciones, desde inversiones en ambas direcciones, integración en el grupo de otros países de la RS y tener una visión mayor de las oportunidades que ofrece este proyecto. En la Alianza de los Museos de la SRCIC, no figura ningún museo español. En este sentido, el acuerdo firmado entre nuestra entidad y la SRCIC ofrecería a diferentes áreas sociales, económicas y culturales de España y Portugal la opción de estar en paneles de intercambio de información y planteamientos de actividades concretas.

Usted ha establecido dos acuerdos con instituciones culturales en China; realizar un festival de directores de cortometrajes, traer a España a artistas chinos en artes plásticas, y la Creación del Silk Road International Childrens Theatre Group, esto implica una gran diversidad de actividades de CHFI. ¿Cuál es la vocación real de su empresa?
Sí, por ejemplo con la Universidad Politécnica y con el Museo de Arte de Xián. Estas actividades y otras como la Silk Road Grand Award Associaton pretenden dar contenidos a las grandes promesas de usar la cultura como elemento de unión entre los países. Hasta ahora hemos observado movimientos en este sentido, pero con poca concreción. Nuestro enfoque es un trabajo desde la base, con beneficiarios y resultados concretos. Lo hacemos, aunque realmente no sea nuestro enfoque principal. Tenemos que estar prudentes para que este trabajo idealista, no nos coma nuestra empresa.