Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 248 Noviembre de 2019

Gaspar Ariño Ortiz, presidente de Ariño y Villar Abogados

Manuel de los Santos

El origen remoto del Despacho se remonta a los primeros años setenta, cuando un grupo de compañeros y yo mismo que habíamos trabajado juntos en la vida académica, decidimos abrir un Estudio Jurídico como consultoría en Derecho Público. De aquella primera generación algunos ya se han marchado (Meilán, Gallego Anabitarte y otros, todos discípulos de José Luis Villar Palasí, que había sido maestro nuestro). Más adelante llegó la nueva generación que creó el actual Despacho, más abierto al ejercicio de la Abogacía en sus múltiples facetas, hoy bajo la dirección de José Luis Villar Ezcurra, hijo de Villar Palasí, y Rafael Ariño, que ha sido como un hijo para mí. De modo que el nombre actual responde así, sin haberlo buscado, al de sus fundadores”, explica Gaspar Ariño Ortiz, presidente de Ariño y Villar Abogados.

El Despacho tiene dos grandes áreas de trabajo: Derecho Público y Privado. Háblenos de qué servicios específicos consta cada una de ellas. 
El Despacho está básicamente dedicado al Derecho Público, aunque desde hace tiempo contamos con un área de Derecho Privado debido a dos factores. Primero, que nuestros clientes habituales también nos demandan asesoramiento en asuntos concernientes al Derecho Privado, dado que la separación entre estas dos vertientes es cada vez más difusa. Esto entronca con el segundo factor que reside en el hecho de que las Administraciones Públicas utilizan cada vez con mayor frecuencia el Derecho Privado (lo cual es especialmente significativo en materia de contratación, que es uno de nuestros principales campos de actuación). Por otra parte, el arbitraje es cada vez más frecuente en materia de contratación del Sector Público, lo cual obliga a tener Letrados específicamente preparados en esta forma de litigar.
En cuanto a los servicios específicos que se ofrecen en cada una de estas dos vertientes, el Despacho ofrece siempre un Informe preliminar de situación en el que se da cuenta de los principales problemas que presenta el asunto sometido a nuestro asesoramiento. A la vista del Informe ofrece un presupuesto de honorarios, que puede cubrir (según los casos) desde un asesoramiento continuado, hasta la presentación y seguimiento de los procesos (administrativos o judiciales) que resulten necesarios.

En cuanto a los sectores estratégicos en los que asesoran a sus clientes, mencione las dos áreas de actividad y en qué aspectos les ayudan.
El sector estratégico al que más se dedica el Despacho (en este momento) es el de las infraestructuras públicas, junto a los sectores de la energía y del agua. Dentro de las infraestructuras destacan (por su importancia) las autopistas y las líneas de ferrocarril (con reclamaciones de muy elevada cuantía). Tal como se ha dicho anteriormente, los servicios que ofrecemos en estos sectores es un “servicio integral”, contando para ello, con equipos de profesionales que se ocupan tanto del fondo del asunto como de los aspectos procedimentales. Estos equipos están formados siempre por uno o más socios del Despacho. El contacto con el cliente es constante, procurando mantenerle informado de todos los pasos que se van dando en el asunto que nos encomienda.

Sobre el perfil de sus clientes, aparte de numerosas Administraciones Públicas, ¿qué otros grupos reciben sus servicios? 
Básicamente, se trata de grandes empresas (aunque también hay clientes menores) que cotizan en Bolsa y que prefieren para algunos asuntos el despacho especializado en lugar de grandes despachos de corte “horizontal”. En algunos casos el asunto requiere conocimientos en diversas áreas para lo cual el Despacho cuenta con una red de Despachos colaboradores de primera línea, también del mismo tipo (es decir, especializados en otras áreas concretas del Derecho como pueda ser el Laboral, Fiscal, Penal y otros). También llegan con frecuencia representantes de intereses colectivos que requieren nuestros servicios en materias tales como la expropiación forzosa, farmacias, responsabilidad extracontractual y otras.

¿Por qué se han distinguido ustedes de forma permanente en los sectores regulados de la economía, como son el agua, energía eléctrica, gas, etc.?
Probablemente, porque desde mi regreso de los Estados Unidos, hace ya muchos años, yo he trabajado básicamente en lo que allí aprendí: regulación económica interdisciplinar, una síntesis de Economía, Derecho y conocimiento técnico de los sectores regulados, es decir la ingeniería, de los que hay que saber algo si se quiere entender la regulación. En España, hasta entonces el Derecho y la Economía vivían en su espléndido aislamiento.