Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 263 Marzo de 2021

José María Liu, embajador y representante de la Oficina Económica y Cultural de Taipéi en España

Juan Comas 

“Mi principal objetivo desde que llegué a España hace ahora dos años, ha sido conseguir que ambos países nos conozcamos mejor y que intensifiquemos nuestras relaciones en todos los ámbitos. Por ello hemos puesto el acento en incrementar la presencia de Taiwán en medios de comunicación, para que el pueblo español pueda conocer quiénes somos y qué hacemos. Más aún en los últimos meses, cuando Taiwán se ha distinguido y ha sido reconocido por todo el mundo como uno de los países que mejor han gestionado la COVID-19. Queremos aportar nuestra experiencia al resto del mundo y, por supuesto, también a España, respondiendo a nuestros lemas de ‘Taiwán puede ayudar’ y ‘Taiwán está ayudando”, declara José María Liu, representante de la Oficina Económica y Cultural de Taipéi en España.

De viceministro de Relaciones Exteriores del Gobierno de Taiwán a su actual cargo en nuestro país. ¿Qué sintió cuando le comunicaron que debería volver a España, ya que anteriormente había estado en la OEC de Taipéi aquí?
Siempre me he sentido muy cercano a España, tanto por el idioma como por la cultura, la religión y la forma de vida españolas, con las que me siento especialmente identificado. Por eso ha sido una gran alegría y satisfacción volver aquí, ahora como máximo representante de mi país, la República de China (Taiwán).
Comencé a estudiar español siendo muy joven, hace más de cuarenta años, y para mí no es sólo una herramienta, es también una parte de mi vida. Además, yo soy católico, algo que es más habitual en Taiwán de lo que se piensa aquí, ya que mi país se caracteriza, entre otras muchas cosas, por la libertad religiosa. Hay aspectos propios del catolicismo, como, por ejemplo, el valor de la familia, que comparto plenamente y que también es muy característico del pueblo de Taiwán. Profesar el catolicismo y hablar español son, para mí, dos grandes privilegios.

¿Por qué son “no convencionales” las relaciones diplomáticas entre nuestros países?
La presión que ejerce la República Popular de China sobre la comunidad internacional impide que los países que mantienen relaciones diplomáticas con el Gobierno de Pekín las tengan también con nuestro Gobierno. Nuestras relaciones con España se mantienen a través de nuestra Oficina Económica y Cultural de Taipéi en Madrid, que ejerce la representación oficial del Gobierno de la República de China (Taiwán) en España.

¿Cómo ve las relaciones bilaterales España-Taiwán, en cuanto a la política, la cultura, la sociedad? ¿Cuáles son sus impresiones y perspectivas?
La presión de China a Taiwán no debería influir en nuestras relaciones con España, país con el que compartimos valores como la libertad, la democracia y el respeto por los derechos humanos. Desde el punto de vista político, España mantiene su margen de actuación con respecto a nosotros siguiendo las directrices que marca la Unión Europea. En cuanto a la cultura, somos dos países que nos caracterizamos por nuestro enorme potencial y riqueza en este sector, lo cual nos ha permitido intensificar nuestros intercambios. Respecto a los valores sociales, españoles y taiwaneses compartimos una especial sensibilidad por los temas de igualdad de género. No olvidemos que Taiwán es de los pocos países en el mundo en los que una mujer, Tsai Ing-wen, ha logrado llegar a la presidencia. Y que ha sido el primer país de Asia que ha aprobado una ley que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Háblenos de las relaciones económicas y comerciales entre España y Taiwán y cuál es la situación actual. ¿Ve aspectos de mejora?
Durante 2019, el volumen comercial entre España y Taiwán alcanzó los 1.962 millones de dólares estadounidenses. En los últimos meses, y mientras la pandemia nos lo ha permitido, hemos incrementado las visitas y los contactos con empresarios de diferentes regiones de España para explorar posibilidades de promoción comercial. Aunque todavía hay un amplio margen de mejora, creo que estamos haciendo un buen trabajo en este campo.

La balanza comercial entre ambos países, ¿en qué situación se encuentra? ¿Qué tipo de productos nos venden ustedes? ¿Y productos españoles que vendamos nosotros a Taiwán?
Taiwán exportó a España en 2019 por valor de 1.194 millones de dólares e importó de España por valor de 768 millones de dólares. La balanza comercial es notablemente favorable a Taiwán, y trabajamos para equilibrarla dando especial relevancia al sector agroalimentario español, aprovechando que España es líder en “productos estrella” como la carne de cerdo, el aceite de oliva y el vino. En la actualidad, España ocupa el número 2 en el ranking mundial de exportación de carne de cerdo y de aceite de oliva a Taiwán. Y el número 5 en exportación de vino. Nosotros concentramos nuestras exportaciones a España en el campo industrial y tecnológico: accesorios de vehículos, motocicletas, bicicletas, telefonía móvil y partes y accesorios para máquinas y aparatos, entre otros productos.