Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 279 Septiembre de 2022

David Carro, CEO de IFFE Futura

Marisol Pacheco

IFFE Futura, compañía que cotiza en el BME Growth desde marzo de 2019, acaba de invertir 18 millones de euros en el desarrollo tecnológico de una planta de Omega 3, un mercado que mueve anualmente más de 1,4 billones de euros a escala mundial. La compañía desarrolla el proyecto de la mano de su socio Natac, grupo biotecnológico español líder a nivel mundial, y cuenta con el apoyo del grupo inversor Inveready, gestora de activos alternativos líder en España, además de con Banco Sabadell y la Xunta de Galicia. El objetivo de IFFE Futura es producir 10.000 toneladas anuales y hacerse, así, con una posición relevante del mercado cuando esté a pleno rendimiento.

Actualmente usted ocupa el cargo de consejero delegado en IFFE Futura. ¿Cómo ha sido su trayectoria profesional hasta llegar a este puesto?
Estudié Ciencias Empresariales en La Coruña, donde tuve el privilegio de contar con unos docentes de primer nivel. Tenemos una universidad excelente que hay que cuidar, porque el talento es el primer eslabón de la prosperidad de una sociedad en todos sus ámbitos. Posteriormente, gracias a una beca Leonardo da Vinci en la Universidad de Trento, en Italia, pude investigar en profundidad políticas avanzadas de desarrollo local y cooperación social, así como la complejidad de su implementación práctica. Más tarde, de pertenecer a la Fundación Paideia Galiza, de Rosalía Mera, pasé a formar parte del Banco Echevarría y trabajé en varios family office relevantes. Posteriormente, fundé el grupo IFFE Futura que, además de la fábrica de Omega 3 en desarrollo, prepara a pymes desde hace más de diez años para cotizar en bolsa a través de su filial DCM Asesores, y forma nuevos talentos en la Escuela de Negocios IFFE Business School.

La compañía se fundó en 2009 ¿Cuáles han sido los grandes hitos hasta hoy, y qué es lo reseñable de su actual modelo de negocio?
Sin lugar a dudas, el paso más grande ha sido el último que hemos dado: conseguir la financiación de 18 millones de euros para desarrollar la planta de Omega 3 en Galicia. Además, una de las claves es el tipo de inversor que ha confiado en la solidez del proyecto. Contar con inversores del calibre de Inveready, Banco Sabadell o la Xunta de Galicia refuerza nuestro compromiso con un proyecto que creemos que tiene mucho recorrido y que está llamado a convertirnos en uno de los grandes players del mercado del Omega 3 a medio plazo. Además, este verano también hemos adquirido Diversifica Europa A3, sociedad propietaria de la parcela en la que la compañía está construyendo su planta de Omega 3, por 2,4 millones de euros.

¿Qué papel juegan Inveready y Natac en el proyecto? ¿Qué aporta cada uno de estos socios?
La inversión de 18 millones de euros ha sido liderada por Inveready con una aportación por su parte de nueve millones de euros, lo que nos ha permitido ganar capacidad financiera para hacer frente a los proyectos. Por su parte, la experiencia del grupo Natac es fundamental para nosotros, por sus grandes conocimientos en la materia y la especialización sectorial, además del apoyo técnico y la visibilidad comercial. Cabe destacar que no sólo juega un papel muy importante como inversor, sino que el grupo también colaborará en la distribución del producto y, además, aportará patentes relacionadas con el Omega 3.
El objetivo de esta financiación es completar las instalaciones de producción de Omega 3 de la más alta calidad y mejor comportamiento organoléptico en la planta de Galicia, que alcanzará una capacidad superior a las 10.000 toneladas anuales y hacerse, así, con una posición relevante en el mercado mundial cuando esté a pleno rendimiento. En esta fábrica se refinará, desodorizará y blanqueará el Omega 3 para ser vendido a otras industrias que lo integrarán en sus productos. Su comercialización comenzará a partir de 2023.

Otro de los inversores en el proyecto es la Xunta de Galicia ¿cómo valora su colaboración en este proyecto?
Es sabido el fuerte compromiso que la Xunta tiene con su comunidad realizando inversiones industriales y tecnológicas importantes para la reindustrialización de la región. En este caso, la Xunta ha comprometido en el proyecto de IFFE Futura un importe de hasta 1,25 millones de euros. Las instituciones gallegas han manifestado en varias ocasiones su compromiso con la economía circular y la reindustrialización del territorio, y esta inversión prueba ese compromiso. Además, pone en valor y otorga mayores soluciones a una industria tradicional en Galicia, como es la pesca, ya que es una forma de establecer una vía de colaboración con este sector y nuevos mercados que pueden dar mayor salida a la producción regional.