Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

Dolores Pallero, vicepresidenta primera y portavoz de la Junta de Extremadura


[Ángeles Blanco ]

Estudió Derecho en la Universidad de Extremadura, pero muy pronto encaminó sus pasos hacia la política activa. Militante socialista desde 1989, con solo 25 años entró como diputada en la Asamblea Regional. No puede evitar recordar con una sonrisa sus primeros pasos en el complicado mundo de la política y los primeros apoyos que recibió. Se confiesa tímida y su gesto lo demuestra. Pero esta imagen contrasta con la "tremenda personalidad" que destacan quienes la conocen. Desde la Vicepresidencia Primera y su puesto de portavoz en la Junta de Extremadura demuestra sus dotes como gestora. Son muchos los asuntos que pasan por sus manos, pero la mirada se le ilumina con un proyecto en el que pone todo su empeño: que se conozcan las verdaderas bondades de su tierra.

Su gobierno, con el presidente Guillermo Fernández Vara al frente, cumple tres años de gestión en la Junta de Extremadura. ¿Qué logros destacaría de lo hecho hasta ahora y cuáles son sus objetivos prioritarios para lo que queda de legislatura?
Es una legislatura muy diferente a lo que pensábamos en un principio. Cuando empezamos a trabajar en el programa electoral, debido al crecimiento de Extremadura en los últimos años, nos propusimos la creación de 60.000 puestos de trabajo en la región junto a otros proyectos muy ambiciosos. Pero la actual situación de crisis económica nos lleva a que en estos momentos nuestra principal preocupación sea la recuperación y la creación de empleo. Por tanto, hemos tenido que dejar de lado proyectos muy ambiciosos de cara a la inversión y trabajar para mantener en la medida de lo posible las condiciones que nos permitan la recuperación económica en Extremadura. Pero en estos tres años destacaría el Pacto por las Reformas Estructurales de Extremadura, que ha sido único en el conjunto del país y que permite que en Extremadura haya muy buen clima de Paz Social. Ha sido un acuerdo firmado con los agentes sociales, con los sindicatos, con los empresarios, con la Administración en el ámbito Parlamentario para que se pueda complementar, pero que delimita el camino que debemos seguir para la recuperación, cual debe ser la apuesta desde el punto de vista económico, los sectores por los que queremos apostar para seguir creando empleo. Este enorme pacto tiene una significación muy importante en un momento de crisis. Y podemos decir que en Extremadura estamos aguantando objetivamente la crisis mejor que en el resto del país.

Esta crisis tiene un carácter internacional, pero que está afectando en mayor medida a España, ¿cómo lo está haciendo concretamente a Extremadura? ¿A qué sectores afecta más?
Esta crisis nos ha demostrado dos cosas. Primero, muchos pensaban que teníamos mayores debilidades que los demás y hoy estamos demostrando que somos una fortaleza. Hay sectores que para nosotros son fundamentales y que nos han condicionado en la crisis: el sector servicios, el sector de la construcción, especialmente en poblaciones con grandes núcleos de población, que trabajaban fuera y que ahora hemos importado... Pero tenemos otros sectores como el de la Agroindustria que es muy fuerte. Lo que tradicionalmente era una debilidad, como el sector primario, hoy está tirando del carro de la economía extremeña. Y luego hay otros sectores emergentes que para nosotros son fundamentales, como el turismo y la apuesta por las energías renovables. Extremadura puede presumir de no tener que apostar por modelos de la economía sostenible porque no hay nada insostenible aquí. Es un territorio equilibrado que nos ha permitido en todo este tiempo tener una región donde una tercera parte de su territorio es territorio protegido. Tenemos más agua que nadie, tenemos viento, tenemos sol y tenemos gente preparada, empuje. Por tanto, tenemos muy buenas condiciones para afrontar el futuro con unos instrumentos que nos permitan reorientar por esas vías lo que debe ser la creación de empleo que es donde está ahora nuestro objetivo.

Se acaba de firmar el primer paso para la Plataforma Logística del Sureste Europeo ¿Qué va a suponer para la economía extremeña?
Es una infraestructura más que nos va a permitir todo tipo de relaciones comerciales con Portugal. Hay que tener en cuenta que tenemos el mayor puerto de Europa, el de Sines. Y es importante su conexión con Badajoz y Madrid. Por eso tener la plataforma aquí sin duda es un instrumento de intercambio de empresas, de localización de empresas y el impulso a Extremadura será muy especial. Nuestro hecho diferencial es Portugal y eso hay que aprovecharlo. La Plataforma permitirá la instalación de muchísimas empresas y la creación de empleo.

¿Cuál es el balance de las diferentes acciones de "Marca Extremadura" y cuál es su credo?
Para nosotros "Marca Extremadura" es la niña bonita de la casa. Es de las cosas más satisfactorias que hacemos. Es un proyecto integral de comunicación que pretende posicionar nuestra Comunidad Autónoma. Extremadura no es que tuviera mala imagen, es que no tenía imagen. Hicimos un estudio sociológico muy amplio a nivel nacional la legislatura pasada para saber qué pensaba la gente de nosotros. Y nos dimos cuenta de que la gente que no nos conocía tenía una visión muy estereotipada. Pensaba que era una región seca, distante, que no la elegirían para ir de vacaciones... Sin embargo los que sí nos conocían se convertían en auténticos defensores de Extremadura. Teníamos que acabar con el desconocimiento. Extremadura es una región cercana, con buena gente, y eso sí que se valora en todos los sitios. No generamos rechazo, es una región verde, y es una región que tiene más agua que nadie. Y hay gente que va muy por delante en muchos sectores como son las nuevas tecnologías. Creo que el tiempo nos ha dado la razón con el proyecto, porque el nivel de conocimiento ha evolucionado mucho y cuando nos conocen nos asocian a valores positivos. Las cifras de visitas, de turismo, también se han incrementado en 2009 un 2,5 por ciento. El mensaje va calando y pretendemos eso, vender Extremadura sin maquillaje. En nuestras campañas los protagonistas son los extremeños, los de dentro y los de fuera. Son 600.000 los que se marcharon, posiblemente porque muchos no tuvieron otro remedio. Es un proyecto de la sociedad civil que las autoridades hemos impulsado.

Uno de los objetivos de su gobierno es posicionar Extremadura en Europa, ¿de qué manera?
En la medida que podemos, por nuestra relación con Portugal y la capacidad que tenemos con nuestra presencia en Bruselas, participando en el Comité de las Regiones. Llevando hasta donde podemos asuntos tan importantes como es la agricultura, muy importante para esta Comunidad y para este país. Nos sentimos europeos. Tenemos una red de información europea con la que explicamos qué es Europa para el conjunto de los ciudadanos, que no sólo es votar cada cierto tiempo. Las decisiones que se toman son muy importantes. Un 80% de lo que decide el Parlamento Europeo nos afecta.
[Sigue en la versión impresa]