Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 240 Febrero de 2019

María Teresa Gómez Condado, directora general de AMETIC


Juan Comas

Patronal representativa de la industria tecnológica digital en España. Sus asociados son empresas de todos los tamaños e incluyen grandes compañías globales de TI, Telecomunicaciones, Electrónica, Servicios y Contenidos Digitales, empresas líderes en transformación digital, así como asociaciones del sector. Consideran prioritario defender, impulsar y aprovechar las oportunidades de reindustrialización que la digitalización y la industria conectada ofrecen. Reclaman a las Administraciones Públicas la puesta en marcha de proyectos tractores y planes de apoyo al desarrollo de las tecnologías habilitadoras. Creen que es esencial que la Agenda Digital tenga reflejo en los Presupuestos Generales del Estado.  Además, van a seguir trabajando en el desarrollo de talento digital y en el fomento de la innovación como factor clave de la competitividad y el crecimiento empresarial.

¿En qué momento se encuentra AMETIC?
Cerramos un año con grandes progresos en todos los campos. Tenemos 40 años de historia, pero en 2018 la evolución ha sido muy positiva, incorporando 57 nuevos asociados. AMETIC representa a más de 3.000 empresas de todos los tamaños e indirectamente a más de 18.000. Nos hemos abierto a nuevos sectores a los que la tecnología está transformando y hemos consolidado nuevos foros de discusión y debate que son referentes en el sector. Así que estamos muy satisfechos.

¿Cuál es el balance de su año y medio al frente de esta patronal?
Me incorporé a AMETIC en mayo de 2017, cuando la asociación sufría, como todo el mundo sabe, una importante crisis. Mi principal reto ha sido modernizar la estructura y el funcionamiento de la organización, para dar un mejor servicio a los asociados. Estamos centrando nuestro trabajo en 19 comisiones que abordan los temas más relevantes del momento en dos campos: los ecosistemas claves del mundo digital como ciudades y territorios inteligentes, industria 4.0, movilidad sostenible y vehículo conectado, salud digital, talento digital; y las tecnologías habilitadoras: blockchain, ciberseguridad, Cloud Computing, inteligencia artificial, big data…, etc. El equipo que dirijo es muy profesional y está motivado en esta nueva etapa. Después de un intenso trabajo, mi balance es altamente satisfactorio.

¿Qué novedades introducen los nuevos Estatutos?
La aprobación de unos nuevos Estatutos fue uno de los objetivos más importantes que nos fijamos para 2018. Después de un debate basado en el consenso, en la Asamblea General de julio del pasado año, se aprobaron por unanimidad de todos los socios.   
Los nuevos Estatutos buscan modernizar el funcionamiento de la asociación mediante la simplificación de la estructura del Gobierno Corporativo y la mejora de la representación de los asociados en la Junta Directiva; igualmente pretenden aumentar la transparencia en la toma de decisiones, enriquecer la forma de trabajar al eliminar cargas administrativas y simplificar la toma de decisiones. Una novedad a destacar es que la Junta Directiva es la que nombra a los cargos directivos.
Tras la celebración de las elecciones, la reelección de Pedro Mier al frente de la patronal supone una ratificación de la gestión realizada en los dos últimos años.

¿Cuál es su opinión sobre la situación del sector tecnológico en España?
La facturación del sector TI creció en España un 6,4 % en 2017 y roza los 25.000 millones, según datos recogidos por AMETIC. El sector de las TI evoluciona positivamente; 2018 será el quinto año consecutivo de crecimiento de la industria. El segmento de Servicios TI fue el que más progresó (7,2%), seguido del segmento Software (5,4%) y Hardware (4,5%). El empleo directo TI se eleva hasta los 216.800 trabajadores, un 6% más. El desarrollo de la economía, la aceleración de la incorporación de las tecnologías al ámbito profesional y personal, y la aún incipiente transformación digital del tejido empresarial español son los pilares básicos de este crecimiento.

Profundicemos en la revolución digital de la que todo el mundo habla. ¿En qué consiste?
Consiste en la digitalización de todos los procesos económicos. Combina técnicas avanzadas de producción y operaciones con tecnologías inteligentes que interactúan con las personas en las diferentes organizaciones. La integración digital de la información desde diferentes fuentes y localizaciones permite llevar a cabo negocios en un ciclo continuo, con un flujo constante de información y relaciones entre los mundos físicos y digitales. Acostumbrados a los datos y las comunicaciones lineales, el cambio que supone esta nueva revolución industrial -proporcionando acceso en tiempo real a los datos y la inteligencia de negocio- está transformando la forma en que se llevan a cabo todos los negocios. Los cambios, por tanto, no afectan sólo al sector tecnológico, sino a empresas de todos los sectores, a todos los procesos, a toda la organización de la empresa. Es una revolución muy vertiginosa donde el elemento crítico son las personas que tienen que convivir con las máquinas y con avanzadas tecnologías. Esto exige reinventar las organizaciones y la cultura existente en ellas.

Juan Luis Ramírez Belaustegui, socio fundador de Portobello Capital

Carmen Peñalver

Los mismos socios principales que gestionaban los fondos de Inversiones Ibersuizas, Iñigo Sánchez Asiain, Ramón Cerdeiras, Luis Peñarrocha, Fernando Chinchurreta y Juan Luis Ramírez Belaustegui, constituyeron en 2010 Portobello Capital para continuar con la gestión de dichos fondos, que a partir de 2011 pasaron a denominarse Portobello Capital Fondo I y II. En 2014 consiguieron abrir el primer fondo español levantado tras la crisis, Portobello Capital Fondo III de 375 millones, en 2015 fueron pioneros en un tipo de “operación secundaria” muy compleja e imaginativa, que dio lugar al fondo Portobello Secondary Fund I por importe de 422 millones, y en 2018 han levantado su Fondo IV por valor de 600 millones, que es el Fondo español de Capital Privado mayor que existe en la actualidad.

¿Qué es el Capital Privado y por qué las empresas que reciben financiación de este tipo son más solventes y sostenibles?
El Capital Privado es un tipo de actividad financiera muy flexible, que invierte el capital que sus inversores le han confiado, en empresas no cotizadas, generalmente con elevado potencial de crecimiento. Realiza una aportación de capital temporal en las empresas en las que invierte e impulsa su crecimiento y potencia su valor, participando activamente en la gestión de estas. Cuando la inversión ha madurado (la empresa ha consolidado el Plan de Negocio previsto), la entidad de Capital Privado desinvierte, obteniendo un beneficio o retorno, que reparte entre sus inversores. Los fondos provienen mayoritariamente de los grandes inversores a largo plazo, fundamentalmente Fondos de Pensiones y Compañías de Seguros, que cada vez más dedican una parte relevante de sus carteras a la inversión en Capital Privado.
Una entidad de Capital Privado aporta a la empresa recursos, profesionalización y experiencia en el diseño de nuevas estrategias de creación de valor. Financia la inversión y el crecimiento, como consecuencia promueve intensamente la creación de empleo y finalmente mejora sus resultados, lo cual redunda en pagar mayores impuestos a la Administración. Además, esa creación de valor finalmente genera gran rentabilidad a sus inversores.
Recientemente, ASCRI, la patronal del Sector de Capital Privado, encargó a la Universidad Complutense de Madrid un estudio de comparación durante los últimos 15 años, entre empresas que tenían o habían tenido como accionistas gestoras de Capital Privado y empresas que no. Los resultados fueron arrolladoramente favorables a las primeras, en cuanto a crecimiento de las ventas (+19%), crecimiento del empleo (33%), y crecimiento del EBITDA (52%).

¿Qué sectores de la economía española recibieron en 2017 el mayor volumen de inversión?
En 2017, como todos los años, gana el sector de Tecnología/Informática en número de operaciones; en general son inversiones del Venture Capital en empresas que están empezando y tienen todavía una dimensión pequeña. Sin embargo, en volumen de inversión, que es la cifra más relevante, el primer sector fue Productos de Consumo con un 30%, seguido de Hostelería/Ocio con un 22% y Transporte con un 17%. Los datos de 2018, que son magníficos en cuanto a volumen de inversión del Capital Privado, todavía no están recopilados, pero no creo que varíen mucho los sectores tras ver los primeros datos preliminares.
En España, la ventaja para el Capital Privado es que casi todos los sectores están aún muy fragmentados, con pymes muy pequeñas -en media 49 empleados contra 250 que tienen las pymes alemanas, por ejemplo-, y por ello con dificultad para competir con otras empresas europeas de mayor tamaño. Esto nos ofrece muchas oportunidades de crear valor impulsando la consolidación de estos sectores a través de estrategias de buy & build o adquisición y fusión de empresas pequeñas, con el objetivo de crear una mayor que pueda codearse con sus competidores externos y crecer internacionalmente.



A día de hoy, ¿qué vías de financiación emplean las empresas de Capital Privado con el fin de ejecutar sus inversiones?
El crédito bancario a largo plazo sigue siendo la principal fuente de financiación, aunque cada vez vemos más Fondos de Deuda prestándonos dinero para nuestras adquisiciones y refinanciaciones, tanto acompañando a los Bancos en tramos más junior, o incluso en solitario prestando la totalidad de la deuda. Estos Fondos también están ofreciendo soluciones “híbridas” de deuda y capital y “Mezzanine”. En menor medida también utilizamos Emisiones de Bonos, si bien esta modalidad es poco frecuente en las operaciones pequeñas o medianas y sólo tienen una participación relevante en operaciones de financiación superiores a los 250 millones.

Antonio Bonet Madurga, presidente del Club de Exportadores e Inversores Españoles

Carmen Peñalver

Se fundó en 1997 con el fin de crear un clima de negocio favorable a la internacionalización de la empresa española. Sus asociados son empresas de todos los tamaños y de todos los sectores; el denominador común es que tienen actividad internacional, ya sea a través de la exportación o de la inversión. El Club es una entidad muy representativa del sector exterior español, como prueba el hecho de que los asociados son responsables del 50% del “stock” de inversión española en el exterior.
“En el Club representamos, por un lado, los intereses de nuestros asociados en todo lo relativo a su negocio internacional y, por otro lado, fomentamos el contacto de nuestros asociados entre ellos y con autoridades e instituciones tanto españolas como extranjeras”, explica su presidente, Antonio Bonet Madurga.

El funcionamiento del Club se articula en torno a unos grupos de trabajo. ¿Podría darnos más información al respecto?
El Club tiene una estructura administrativa muy pequeña, porque aquí los verdaderos protagonistas son las empresas socias, que deciden los temas de trabajo del Club. Efectivamente, las empresas se organizan en torno a unos grupos de trabajo, que en la actualidad son siete: Asuntos Fiscales, Financiación Internacional, Organismos Multilaterales, Cooperación al Desarrollo y Proyectos Sociales, Cambio Climático, África y Asia-Pacífico. Estos grupos organizan reuniones periódicamente y elaboran estudios y notas técnicas que presentamos a las autoridades competentes en cada caso (ya sean las autoridades públicas, los partidos políticos o los medios de comunicación) para su toma en consideración.

¿El Club está abierto a empresas de cualquier tamaño y de cualquier sector?
Sí. Para entrar en el Club, el único requisito es ser una empresa española (es decir, una persona jurídica con sede en España, independientemente de la nacionalidad de la propiedad) y que tenga actividad internacional. Por lo demás, el Club está abierto a empresas de todos los sectores: ingeniería, infraestructuras, banca, manufacturas, sector farmacéutico, sector legal, alimentación… Y en cuanto al tamaño, también estamos abiertos a todo tipo de empresas, desde las grandes del IBEX 35 hasta una pequeña compañía de pocos empleados. Además, no hacemos diferencias entre socios. Todos reciben el mismo trato y pueden participar en el Club en igualdad de condiciones.

¿Qué actividades tienen previstas para el año 2019?
Este año tenemos previsto celebrar bastantes actividades. Por no extenderme solo mencionaré cuatro. En el primer trimestre organizaremos la cuarta Cumbre de Internacionalización. Es una gran jornada que organizaremos junto con la Cámara de Comercio de España, la Asociación Española de Directivos, el Foro de Marcas Renombradas Españolas y la CEOE. En esta edición analizaremos si el tejido empresarial español sigue apostando de forma decidida por los mercados internacionales como principal motor de crecimiento a largo plazo.
A finales de año entregaremos nuestros Premios a la Internacionalización, que alcanzan ya su decimoséptima edición. Con estos Premios reconocemos la gran labor que hacen las empresas españolas con actividad internacional, así como el apoyo que reciben por parte de determinadas instituciones o altos funcionarios del Estado. En 2017 los galardonados fueron Talgo, González Byass y Cesce, empresas todas ellas de primer nivel.
Tenemos sendos acuerdos con el Ministerio de Asuntos Exteriores y con la Secretaría de Estado de Comercio, en virtud de los cuales organizamos periódicamente reuniones con embajadores españoles y con consejeros comerciales destinados fuera de España. Son reuniones muy valoradas por las empresas socias del Club, porque les permite obtener de primera mano información muy valiosa de determinados mercados y, además, les permite entrar en contacto con funcionarios de alto nivel que, por razón de su trabajo, no suelen estar en España.
Además, vamos a elaborar varias “notas técnicas” analizando problemas concretos que afectan a la internacionalización de la empresa española y proponiendo soluciones prácticas. Estas notas técnicas se elaboran por empresas socias del Club y se presentan a las autoridades españolas, a los medios de comunicación…

Carmen Caballero Hernando, directora de Fundación Universidad Alfonso X el Sabio

Alberto García

La Universidad Alfonso X el Sabio constituyó en 2006 la Fundación Universidad Alfonso X el Sabio (FUAX) con el objetivo de impulsar las actividades de carácter científico, cultural y de interés social.
Desde su creación, la Fundación ha prestado apoyo financiero y administrativo a equipos de investigación integrados por profesores de la Universidad y concedido ayudas económicas a la movilidad investigadora de los mismos. Estos apoyos se han materializado en más de 200 proyectos de Investigación, Desarrollo e Innovación que permiten a la Universidad Alfonso X el Sabio y a su Fundación trasladar el talento y los conocimientos de los investigadores a soluciones que demanda la sociedad.
Al mismo tiempo, la FUAX ha favorecido la asistencia y participación de los docentes a seminarios, congresos y conferencias y la publicación de libros dirigidos a complementar la docencia y difundir el conocimiento. Son numerosos los proyectos de investigación suscritos con distintas entidades públicas y privadas, tanto en las áreas de ingeniería, tecnología, estudios sociales y ciencias de la salud.
Las directrices de la Fundación son fruto de los objetivos fijados desde el momento de su creación y, a su vez, reflejo de no sólo su visión de futuro, sino de los valores con los que predica el ejemplo de espíritu empresarial. Atiende las necesidades de la sociedad y, en concreto, las relativas a las comunidades universitaria y empresariales de cualquier ámbito profesional.

La Fundación UAX se creó en 2006. ¿Quiénes fueron sus impulsores y con qué objetivos y fines se puso en marcha?
La Fundación se crea en el año 2006 como iniciativa de nuestro presidente Jesús Núñez con una visión de futuro y basándose en el ejemplo del espíritu empresarial.

Háblenos de la misión, visión y valores de la institución.
Sobre la misión de la Fundación lo resumiría en la de atender las necesidades de la sociedad, en concreto por tratarse de una Fundación universitaria tiene como fin principal el fomento, la promoción y el desarrollo de estudios y actividades de investigación e innovación en los diversos campos del conocimiento, así como las tareas de carácter científico y cultural.
En cuanto a la visión, es convertirse en un marco de referencia en la I+D+i para universitarios, profesionales y emprendedores y sobre los valores, por no mencionarlos todos destacaría: el compromiso con la sociedad, la comunidad y el medio ambiente, la Responsabilidad Social, la conducta ética e integridad, la innovación y el espíritu emprendedor.

¿Cuáles han sido los grandes hitos de la misma en estos casi 13 años de existencia?
La colaboración con Banco Santander a través de Santander Universidades, que permitió a la Fundación contar con fondos para lanzar las primeras convocatorias tanto de Proyectos de Investigación, Movilidad de profesores, becas, etc. Hoy estas convocatorias se encuentran en la X edición y son muy valoradas por nuestro equipo. Y otras colaboraciones con grandes empresas como Sacyr.

¿Cuáles son sus principales áreas/programas de actuación?
Desde la Fundación de la Universidad Alfonso X el Sabio gestionamos los programas de investigación de la Universidad. Forma parte de la Fundación el GAOP, Gabinete de Orientación Profesional para los Estudiantes, los programas de emprendimiento, cátedras, actividades deportivas y culturales, Responsabilidad Social Corporativa y estamos muy en contacto con la Universidad para conseguir sinergias en todas nuestras actividades.

¿Algún proyecto o programa que le gustaría destacar?
Tenemos proyectos de investigación de mucho interés, pero me gustaría destacar algunos por su importancia, nivel y repercusión en la sociedad:
Aplicación de procesos inmersivos de video digital en los estudios de la UAX. Tau nuclear y expresión genética en Alzheimer y otras tauropatías, que pretende profundizar en este tipo de enfermedades para combatirlas. Inmunoterapia avanzada como tratamiento de tumores caninos, que tiene como objetivo combatir el cáncer infantil. Perfil de interleucinas en aspirado nasofarinfueo en niños con bronquitis aguda grave y desarrollo de sibilancias recurrentes y sensibilización alérgica posterior, que trata de paliar los efectos de estas enfermedades.

Carlos Entrena Palomero, presidente del Club Liberal Español

Carmen Peñalver

El 12 de febrero de 2007 se constituyó el Club Liberal Español por un grupo de liberales españoles para propugnar la libertad política, civil, individual, económica y de empresa, o lo que es lo mismo el Estado de Derecho.
“Nacimos para defendernos de quienes desprecian la libertad y pretenden imponer su realidad totalitaria. Estamos constituidos como Asociación al amparo de la ley orgánica 1/2002 de 22 de marzo, y nos mantenemos exclusivamente con las cuotas de los asociados”, explica su presidente, Carlos Entrena Palomero.
Entre sus impulsores cabe citar, a Javier Pérez Bustamante, recientemente fallecido, a Juan Iranzo, José María Montoto, Manuel Pino, Carlos Rodríguez Braun, Pedro Schwartz…

¿Cuál es “el único fin del mismo”?
El objetivo fundamental al que aspira el Club Liberal Español es alcanzar y defender la libertad individual, en todas sus facetas. Ello exige que la convivencia ciudadana (somos ciudadanos y no súbditos) se desarrolle bajo el principio de respeto a la ley y de igualdad ante la ley, sin que sea admisible “superioridad” alguna entre las personas por razón de raza, sexo, lengua, religión o cualquier otra circunstancia. Enemigos de la libertad individual son los comunismos, que desprecian la libertad individual y los nacionalismos que pretenden imponer una supuesta superioridad de unas personas respecto a otras personas. Para colmo, la legislación española ha sido invadida por las llamadas leyes “de género” que son procedimientos para acabar con la igualdad ante la ley privilegiando factores de identidad y circunstancias ligadas al sexo. La igualdad ante la ley y la presunción de inocencia son principios jurídicos esenciales en una sociedad democrática que no pueden ser limitados por ninguna ley.
La libertad es como un poliedro con varias caras. No sólo defendemos la libertad económica.  La libertad implica el respeto a la integridad física y moral de cada persona, y hay muchas facetas de la libertad; así, la libertad de expresión (ahora atacada por una insufrible corrección política), la libertad religiosa, de movimiento personal, la propiedad privada (que no quepan las nacionalizaciones o expropiaciones arbitrarias) y la libre iniciativa empresarial como factor que permite al individuo el desarrollo de su proyecto personal y profesional. Reconocer la libertad de empresa permite crear, ganar y ahorrar; genera riqueza en el país y crea empleo.

¿Desde cuándo es usted su presidente y con qué objetivos?
Soy presidente desde febrero de 2011. Pretendo que el Club sea un animador (influencer) en la defensa de la libertad, de la igualdad ante la ley y del cumplimiento del Estado de Derecho para poder convivir democráticamente. España responde a un modelo de Estado de Bienestar avanzado con amplias prestaciones y excesivas ayudas y subvenciones que puede facilitar una forma de vida acomodada a personas sin ambición personal; por eso es importante recordar que la libertad individual y la creatividad individual y empresarial producen una gran satisfacción personal y, además, son trascendentales para el crecimiento económico y la creación de empleo en cualquier país. Por supuesto, creemos que hay que ayudar al débil o enfermo.
Por el mero hecho de hablar de libertad y difundir este concepto en nuestros actos, seminarios y conferencias, me doy por satisfecho.  La palabra libertad es una palabra que hay que repetir y recordar constantemente, pues sufrimos a diario y desde casi todos los medios de comunicación, una gran presión antiliberal; a los comunistas, podemitas y a los socialistas les gusta hacer ingeniería social modelando la sociedad, jugar con las personas y decirnos lo que pensar hacer o no hacer, como ir a los toros o de caza. Se ve que han olvidado el fracaso histórico del comunismo, eso, conviene recordárselo.

Grégoire de Lestapis, CEO de October España


Paloma Serrano

Lendix se ha convertido en October. El proceso de expansión internacional que ha emprendido October demanda de una identidad global. Una de las claves para conseguirlo era tener un nombre fácil de entender y memorizar en todos los idiomas. Por ello se decidió este cambio que ha dado como resultado una nueva imagen que refleja perfectamente el espíritu de October: una empresa de tecnología con corazón europeo que busca convertirse en un socio estratégico de las empresas en los momentos claves de su crecimiento. “Estamos seguros de que esta nueva etapa va a impulsar nuestra actividad, permitiéndonos seguir creciendo para servir mejor a las empresas de tamaño medio en fase de crecimiento agudo”, indica Grégoire de Lestapis, CEO de la compañía

.¿Cómo ha sido la evolución de October, antes Lendix, en el mercado español desde su implantación?
Desde nuestra llegada hemos sido muy bien acogidos por el mercado español. Fuimos una de las primeras plataformas de financiación participativa en recibir la autorización de la CNMV para operar en España y a lo largo de estos años hemos marcado muchos hitos importantes en la evolución de este sector. En 2017 protagonizamos la financiación de la mayor operación de crowdlending en España por valor de un millón de euros y en 2018 hemos canalizado préstamos por valor de más de 30 millones de euros a 50 empresas. Además, hemos firmado una alianza estratégica con Liberbank, lo que demuestra que es posible la complementariedad entre las entidades bancarias y las Fintech de crowdlending y, que, por lo tanto, nos dirigimos hacia una economía de open banking en la que los bancos tendrán servicios externalizados a las Fintech y que el cliente podrá escoger aquellos servicios y empresas que deseen.

¿Qué perspectivas tienen para 2019?
Desde October, creemos que hay cuatro tendencias que marcarán 2019: la primera, es la alianza entre las Fintech de crowdlending y los grandes bancos, lo que se traduce en la economía de open banking. Como le comentaba, October y Liberbank han firmado este primer acuerdo estratégico y sabemos que a lo largo de 2019 se llevarán a cabo más alianzas. La segunda, es el pasaporte europeo que permitirá operar a las plataformas de crowdfunding en todo el bloque comunitario. Este nuevo escenario normativo que está pendiente de aprobación en las instancias europeas potenciará la financiación colaborativa en Europa para competir con otros mercados. La tercera, es el apoyo de las instituciones públicas a las Fintech, que lo hemos visto reflejado en el apoyo del Grupo BEI o el Banco Público de Inversión (Bpifrance), homólogo francés del Instituto de Crédito Oficial (ICO), a las Fintech para hacer llegar el dinero a las pymes. Y, por último, la cuarta, serían los acuerdos estratégicos con grandes grupos empresariales. Este año nosotros hemos lanzado la iniciativa Crecer Juntos, con el cual empresas como AccorHotels, el Grupo Adecco, Allianz, Arkéa, Edenred, ENGIE, Iliad, JCDecaux, SUEZ, Unibail-Rodamco-Westfield y Webhelp están mostrando el camino hacia la diversificación de fuentes de financiación a empresas de su ecosistema pidiendo prestado en October.eu y permitiendo a éstas hacer lo mismo. Crecer Juntos se ha lanzado en Francia en 2018 y llegará a España en 2019.

October y Liberbank han protagonizado en España la primera alianza entre una entidad bancaria y una Fintech de crowdlending. ¿Qué supone para el mercado?
Estamos viviendo un proceso de cambio del modelo bancario que está evolucionando hacia el open banking, lo que significa que la banca tradicional está empezando a externalizar sus servicios a las Fintech y otras entidades externas para llevar a cabo sus procesos de innovación. Este acuerdo entre Liberbank y October representa el inicio de esta nueva relación entre banca y Fintech. Un nuevo escenario que ha sido impulsado desde las propias instituciones europeas para responder a las necesidades de una sociedad que vive en la era digital y que demanda una nueva banca. Estamos orgullosos de iniciar este camino juntos rompiendo las barreras entre bancos y Fintech en España y contribuyendo en el desarrollo del open banking.

Pedro Pisonero Pérez, director general de Iberaval


JLG

Pedro Pisonero Pérez (Valladolid, 1962) es un profesional con 35 años de experiencia en el ámbito financiero. Una persona emprendedora que se ha forjado a sí mismo, con capacidad de liderazgo y esfuerzo  que ha permitido a la sociedad de garantía que dirige desde 2011 posicionarse como la primera de España, líder absoluta del sector.
Pisonero inició su actividad en Soteca, precedente de la actual Iberaval, donde permaneció más de cuatro años. Orientó su actividad profesional hacia el capital riesgo, formando parte de la estructura de esta sociedad durante 17 años. En esta etapa, que finalizó ocupando el cargo de gerente de inversiones, intervino en el apoyo de cientos de proyectos empresariales de Castilla y León.
Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, por la Universidad de Valladolid, con  Master en Dirección Financiera CESEM (Instituto de Directivos de Empresa de Madrid) Durante tres años, trabajó en la puesta en marcha de la empresa pública ADE Financiación SA, dependiente de la Junta de Castilla y León.
En marzo de 2010 se hizo cargo de la dirección general adjunta de Relaciones Institucionales y Gestión del Riesgo de Iberaval. Un año y medio después fue nombrado director general de la SGR, con el reto de superar la situación coyuntural. Siete años después ha posicionado a Iberaval como la sociedad de garantía líder en España.

Señor Pisonero. Las sociedades de garantía como Iberaval están adquiriendo cada día que pasa un mayor peso en la financiación de las pymes. ¿A qué cree usted que es debido?
Fundamentalmente a que las sociedades de garantía trabajamos duro para que ningún proyecto viable se quede sin financiación. Y eso las pymes que han trabajado con nosotros lo han detectado. En nuestro caso, le hablo de Iberaval, somos una entidad participada por administraciones como la Junta de Castilla y León y el Gobierno de La Rioja, con el respaldo de más de 125 socios institucionales y contamos con el coaval de la Compañía Española de Reafianzamiento, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Con esto, quiero decir que somos una institución que se debe a sus socios y en la que ya confían más de 27.000 empresarios.

Me puede facilitar los datos últimos de que disponga de Iberaval en cuanto  a préstamos que ha formalizado en 2018 y su índice de crecimiento o caída respecto a ejercicios anteriores.
Hasta noviembre de 2018, es decir durante los once primeros meses del año, se formalizaron más de 4.000 operaciones de financiación en Iberaval, por un valor de 270 millones de euros, lo que supone un 17 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior.

Iberaval llegó a ser la Sociedad de Garantía Recíproca de España que más préstamos formalizó en años como el 2013. ¿Esta tendencia se ha mantenido en los últimos cinco años?
En número de avales, por supuesto que sí. El logro que hemos alcanzado en 2018, y que se viene gestando desde hace ya tiempo, gracias al empeño de una plantilla absolutamente comprometida, ha sido en junio y septiembre el liderazgo en el importe formalizado. De modo que ahora somos la SGR líder en número de avales, pero también en importe formalizado. Algo que hemos logrado asegurando una financiación media pequeña y concienzudamente analizada, manteniendo nuestros criterios históricos.

En su momento, creo que en el año 2014, las sociedades Avalmadrid e Iberaval firmaron un acuerdo para la financiación de empresas y proyectos de las comunidades de Madrid y Castilla y León ¿Ese acuerdo sigue vigente?
Mantenemos acuerdos de coaval con otras sociedades de garantía de nuestro entorno, por supuesto que esa que dice usted. En Madrid trabajamos en operaciones concretas con Avalmadrid, y hemos crecido en esa Comunidad de una manera relevante en los últimos años gracias a acciones como ésta. De igual forma, creo que es relevante señalar que formamos parte del Foro Guadarrama, que persigue estrechar la colaboración entre las empresas de ambos territorios, Madrid y Castilla y León, y en el que participan las administraciones autonómicas.

Luis Fernando Álvarez Gascón, vicepresidente del Foro de Empresas Innovadoras

Manuel de los Santos

El Foro de Empresas Innovadoras es una asociación sin ánimo de lucro, cuyo objetivo es impulsar la cultura innovadora en el tejido empresarial, en la universidad, en las Administraciones Públicas y, en general, en todos los ámbitos relacionados con la generación del conocimiento, constituida como plataforma de cooperación entre la universidad y la empresa en los campos de investigación, el desarrollo y la innovación.
La necesidad de mejorar la colaboración entre los mundos empresarial y universitario no es una preocupación nueva, por el contrario es una idea madura y asumida por todos que, sin embargo, la sociedad española no ha sabido todavía desarrollar en todas sus posibilidades. El Foro pretende contribuir a ello de una manera eminentemente práctica, dirigiendo sus esfuerzos a promover proyectos y actividades orientadas al fomento de dicha colaboración. 
En esta entrevista, su vicepresidente, Luis Fernando Álvarez Gascón, que es también General Manager de GMV Secure e-Solutions, nos informa de todo el trabajo que están realizando.

El Foro de Empresas Innovadores (FEI) ha presentado recientemente el libro titulado “Re-industrialización en España: Industria 4.0 y ecosistemas de innovación”. En el mismo se indica que hay pocas empresas en España haciendo I+D. ¿Cuántas empresas necesitaría nuestro país para ser un referente en innovación?
En el libro ponemos de manifiesto que el número de empresas que desarrollan I+D es demasiado pequeño, y se redujo de manera sensible durante la crisis. Algo más de un 5% si excluimos a las microempresas de la población empresarial. En esta escasa base de empresas, llama la atención la importante contribución de las pymes al esfuerzo inversor empresarial. De hecho, es la ausencia de grandes líderes lo que resulta hasta cierto punto anómalo, aunque entendible a la vista de nuestro tejido industrial. Además, es significativo el relativamente pequeño peso de los productos de alto contenido tecnológico en nuestros fabricantes. Echamos de menos a este perfil de empresa industrial.
Si hablamos de innovación en términos generales, tanto tecnológica como no tecnológica, el porcentaje de empresas innovadoras sube a cerca del 25%. Para estar en niveles similares a los de los países más avanzados de nuestro entorno, deberíamos aproximarnos a un tercio de las empresas, incluso un 40% en el sector industrial.

A la vista de su respuesta, España está en el buen camino pero no debemos perder el ritmo conseguido hasta el momento. ¿Qué análisis hacen desde el FEI para que el I+D+i esté en la agenda política del país?
La I+D+i estará en la agenda política cuando el estamento político lo asuma como una de sus prioridades. Debería hacerlo por propia convicción, vinculando la innovación con la competitividad de nuestras empresas, la creación de empleo de alto valor añadido y riqueza, que es la que sustenta cualquier política social. Desde la sociedad civil, asociaciones, foros y otros vehículos de participación, intentamos trasladar a los partidos y a la sociedad este mensaje. Por otro lado, si la innovación fuera asimilada como algo relevante por capas amplias de la sociedad, habría un claro incentivo para situarlo como una prioridad política. Los medios de comunicación pueden apoyar en esta tarea.

¿España necesita un Pacto de Estado con respecto al I+D+I?
En esta materia y en otras, nuestro país necesita de estrategia. Apuestas de largo recorrido que permitan apuntar a objetivos ambiciosos, a través de políticas e instrumentos de ejecución, que no estén sometidos a la volatilidad del escenario político. El Pacto de Estado sería un instrumento útil para este objetivo. Y la verdad, sobre el papel apreciamos una buena predisposición por parte de los partidos, aunque probablemente existirían ideas diferentes sobre cómo materializar ese acuerdo. El clima político de los últimos años no ha facilitado ni facilita este Pacto, tampoco ningún otro.

[Sigue en la versión impresa]