Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 268 Septiembre de 2021

Sara Carbonell Suárez-Ibaseta, directora general de CMC Markets España

Paloma Serrano

CMC Group se estableció en 1989 y es uno de los principales proveedores globales de servicios financieros, con una oferta integral enfocada a clientes institucionales y minoristas. Ofrece a sus clientes operar con una amplia gama de instrumentos financieros a través de su galardonada plataforma tecnológica Next Generation, respaldada por gráficos sofisticados, precios competitivos y ejecución automatizada.

¿Desde cuándo en España y con qué objetivos? ¿Cuál es su estructura organizativa actual y sus principales magnitudes locales?
Somos un broker online con más de 30 años de experiencia. Tenemos presencia en todo el mundo, desde Australia, Canadá, Europa… Aterrizamos en España en 2008, cuando los CFD aún no se conocían tanto en nuestro país. Uno de nuestros primeros cometidos aquí fue ofrecer formación gratuita al inversor para entender el producto, el apalancamiento. Tratamos de democratizar la inversion, a través de los CFD los inversores pueden acceder a un universo de más de 10.000 activos, no sólo acciones, sino también bonos, ETFs, petróleo, oro, etc. Hace años era mucho más difícil acceder a este tipo de activos, a no ser a través de productos específicos, con un coste superior. Además, damos servicio a instituciones de primer nivel para su operativa a nivel institucional, lo que nos aporta un expertise adicional en cuanto a tecnología y atención al cliente.

¿Son todas las plataformas de contratación iguales? ¿Qué hace única a la de CMC Markets?
¡No! Nuestra plataforma Next Generation incorpora la última tecnología, con gráficos avanzados, informes de análisis fundamental de Morningstar, noticias en tiempo real de Reuters, agenda macro, herramienta de sentimiento de mercado (donde se puede ver cómo están posicionados nuestros clientes) … en fin una gran diversidad de herramientas y tipología de órdenes que facilita al inversor el acceso a los mercados. No en vano damos servicio también a instituciones. Por supuesto, la plataforma tiene apps para móvil, de manera que la cuenta se puede monitorizar y operar en cualquier momento. En nuestro caso el esfuerzo que ponemos en tener la última tecnología para el cliente institucional es algo de lo que se beneficia el cliente minorista. El hecho de dar servicio a instituciones requiere de las tecnologías más punteras.
En mi opinión, no hay plataforma mejor ahora mismo que Next Generation.

Cuéntenos acerca de la gama de servicios y productos de CMC Markets en España, a la que pueden acceder tanto inversores institucionales como minoristas.
Ofrecemos acceso a casi todos los mercados del mundo a través de CFD. A través de ellos se puede operar en renta variable (índices, acciones), mercado de divisas, de bonos, ETFs, materias primas, criptodivisas… En todo momento. En España nos distinguimos por un servicio al cliente excelente (acabamos de recibir el premio a “Mejor Proveedor de CFD del año” por segundo año consecutivo, otorgado por Capital Radio). Tenemos oficina en Madrid y destacamos también por la formación personalizada que ofrecemos a nuestros clientes, para que entiendan el producto y cómo sacarle el máximo partido a las herramientas que ponemos a su disposición. Con la pandemia cambiamos nuestros cursos y eventos presenciales por sesiones personalizadas a través de diferentes herramientas.
El cliente institucional puede hacer su prop-trading con nosotros, coberturas de riesgos (no sólo en cuanto a estrategia, sino también de divisas), utilizar nuestro producto en gestión de carteras o incluso ofrecer directamente nuestro producto a sus clientes a través de API o White Label.

¿Qué nos puede decir de las bondades del efecto apalancamiento en este tipo de inversiones financieras? ¿Y cuáles son sus riesgos?
El operar con apalancamiento tiene riesgo. Básicamente significa no depositar el 100% del total de la inversion, por lo que la ganancia o pérdida suele ser muy amplia en comparación con el dinero depositado para la operación, ya que varía en función del total de la inversión y no del importe depositado (garantía). Es por ello que es un producto considerado de alto riesgo. Nosotros en CMC ayudamos a entender este concepto, y lo recalcamos en todo momento. Hay que saber operar con apalancamiento y gestionar el riesgo. Una de las maneras más básicas es poner siempre una orden “Stop Loss” en la operación; así la operación se cerrará al alcanzar dicho nivel, y sabremos la posible pérdida de antemano.