Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 295 Febrero de 2024

Juan Carlos Conde Ibarra, director general de Teva España y Portugal

Juan Comas

La innovación en el sector farmacéutico es clave para seguir desarrollando medicamentos que puedan cubrir las necesidades no cubiertas de los pacientes y que ayuden a mejorar la salud y bienestar. La innovación también implica una transformación interna en los procesos de fabricación y distribución de los medicamentos, así como la adaptación a las nuevas necesidades y demandas de los pacientes y los profesionales. En Teva se preocupan por todo ello, dedicando una inversión anual de 900 millones de euros en I+D+i para el desarrollo de estos nuevos medicamentos.

Indíquenos las grandes cifras de la compañía, facturación, empleados, presencia nacional e internacional, producción, etc.
Atendemos a más 200 millones de personas cada día, con una presencia comercial en 60 países y más de 36.000 empleados (más de 1.000 de ellos en el cluster España y Portugal).
Tenemos 53 fábricas y 25 centros de investigación y desarrollo (I+D) en 27 países y una de estas plantas de producción y centro logístico está en España, en Zaragoza.
El año pasado, nuestros medicamentos genéricos contribuyeron a ahorrar 44.000 millones de dólares en 21 países. En 2022 Teva contribuyó directamente con 7.900 millones de USD al PIB mundial.
Hacemos una producción de 76 mil millones de comprimidos y cápsulas al año, de los que, aproximadamente 8.300 millones de dosis anuales están fabricados en la planta de Teva en Zaragoza.

¿Qué papel cree que juega la innovación en el sector farmacéutico? Háblenos de las inversiones de I+D+i de Teva. ¿Qué retos y oportunidades enfrenta la industria en este ámbito?
La investigación está en el ADN de Teva. Nuestra reciente estrategia Pivot to growth está centrada en el crecimiento a través de la innovación. Para ello, contamos con un equipo de 3.500 empleados a nivel mundial de I+D+i (Investigación, Desarrollo e innovación) y 25 centros de investigación y desarrollo en todo el mundo que se dedican al desarrollo de nuevos medicamentos, dispositivos y productos combinados que proporcionan un beneficio terapéutico significativo para los pacientes a nivel global.
De hecho, actualmente, tenemos en nuestra cartera de productos innovadores que han cubierto o van a cubrir necesidades poco cubiertas o sin cubrir: un anticuerpo monoclonal para indicaciones de enfermedades auto inmunes, un producto para migraña severa y varios activos en desarrollo en fases avanzadas, II y III en nuevas áreas terapéuticas para Teva como la salud mental y los trastornos del movimiento.
Esto es posible gracias a la inversión anual de 900 millones de euros que realiza la compañía en I+D+i y a su apuesta clara de desarrollo y crecimiento como laboratorio innovador.

¿Qué importancia tiene la producción local o europea de medicamentos para garantizar su suministro, calidad y seguridad?
En Teva creemos que es clave contar con una gran infraestructura de fabricación en Europa, por ello, apostamos por la fabricación en nuestro continente, en el cual contamos con plantas de producción en 15 países europeos. Es más, un 96% de los medicamentos de Teva dispensados en España y el resto del continente se fabrican en nuestras plantas europeas. Se trata de un tema clave para garantizar la seguridad, calidad y abastecimiento de productos, pero también es crucial para fortalecer el tejido empresarial europeo.

¿Cómo se posiciona Teva en materia de ESG? ¿Qué medidas está tomando la compañía para mejorar su desempeño en este ámbito?
En Teva tenemos unos claros y ambiciosos objetivos ESG (medioambientales, sociales y de gobernanza) entre los que destacan reducir el impacto ambiental de nuestras operaciones en el planeta y mejorar el acceso a los medicamentos de los pacientes que más los necesitan.
Por ejemplo, en nuestra planta y centro logístico de Teva en Zaragoza, llevamos a cabo una estrategia “Vertido Cero”, gracias a la cual se recicla el 100% del papel, cartón, madera, plástico y materiales metálicos de residuos no peligrosos. La planta, en coordinación con nuestros proveedores de residuos, reutiliza los palés, compacta el cartón para reciclarlo, convierte la madera en nuevos palés o biomasa y funde materiales metálicos para reutilizarlos en nuevos productos.
Por otro lado, también llevamos a cabo en el centro logístico de Zaragoza el proyecto Shippers Optimization. Con esta iniciativa, hemos logrado aumentar la altura de las cajas de cartón utilizadas para el envío de nuestros medicamentos, eliminando así el espacio que quedaba libre. Esto redujo el número de palés utilizados en un 10%, ahorrando 210 toneladas de cartón y 140 toneladas de madera anuales, lo que equivale a unos 2.800 árboles.
Desde la perspectiva social, nuestra capacidad de alcance y producción, al ser líderes mundiales de genéricos, nos permiten poder desarrollar proyectos globales de ayuda al acceso a medicamentos en países o regiones con más dificultades.