Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 227 Diciembre de 2017

Luis Carchak, presidente de la International Coach Federation en España

[Arturo Ruiz]

El Coaching es ya una de las formas más importantes con las que cuentan las organizaciones para lograr un mayor nivel de implicación de sus empleados, mejorar su rendimiento y ayudarles en la organización de sus tareas. De ahí, que la figura del coach ejecutivo comience a estar cada día más reconocida y valorada entre los directivos españoles.

¿Cuál ha sido el resultado de las últimas Jornadas Internacionales de Coaching que han organizado recientemente en Barcelona?
Hemos organizado en noviembre de 2009 las Sextas Jornadas de Coaching en Barcelona y es por su calidad y número de participantes el evento más importante que se hace de Coaching en nuestro país. Hasta aquí se desplazaron cientos de coaches procedentes de naciones tan diversas como India, México, EE.UU., Argentina, Chile, Italia y Francia. Realmente hemos logrado crear un evento internacional. Es para nosotros un orgullo y un reto a la vez, porque nos encontramos ya organizando el Congreso Europeo de ICF para junio de 2011 en Madrid. Congregará a 700 participantes.


¿Qué se entiende por Coaching?
El Coaching como profesión en ascenso ya ha superado el examen con un notable y ha llegado para quedarse. El Coaching da respuesta a las situaciones cambiantes que vivimos en el día a día. Sería impensable en un momento de tranquilidad o serenidad, en donde todo lo que hacemos hoy se parece mucho a lo que hemos hecho siempre. De lo que se trata es de tener la habilidad de reflexionar sobre la práctica cotidiana. El Coaching consiste precisamente en esto, en ayudar a las personas a que piensen sobre cómo lleva a cabo su vida, su trabajo, y acompañarle para que encuentre unas nuevas gafas para ver el mundo con otros ojos. Hay cientos de profesionales que se encargan de cambiar lo que hay fuera. El Coaching trabaja sobre las gafas del observador. Para un coach, el problema y el observador que tiene el problema son dos caras de una misma moneda. El Coaching tiene la capacidad de mostrar tus propias gafas, aquellas que te pones para entender el mundo.