Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 223 Julio-Agosto de 2017

Esteban González Pons, vicesecretario general de comunicación del Partido Popular


Graciano Palomo

Esteban González Pons, un tipo joven pero sobradamente experimentado y con ese talento innato a los levantinos, se ha constituido como una pieza clave en el nuevo equipo de Mariano Rajoy que arrancó del Congreso de Valencia tras la derrota de la derecha a manos del presidente Rodríguez Zapatero.
Ha sido la voz del presidente popular y a las órdenes directas de la “general” secretaria María Dolores de Cospedal, se apresta al asalto de la Moncloa tras confirmar el pueblo español que el muchacho leonés no da más de sí; esto es, paro, confusión, ruido y alharacas.
En su luminoso despacho de la planta quinta de Génova 13, el portavoz y la cara del moderno PP contesta a las preguntas de SECTOR EJECUTIVO. A su lado, como guardia de corps, el extremeño Carlos Floriano, otro nuevo valor de la derecha, joven y exportable; la jefa de prensa, la gallega Begoña, no para de tomar notas.

¿Por qué debe ganar el PP las próximas elecciones generales?
Que España necesita un cambio lo sabe hasta el último ciudadano que habite en el más remoto lugar del país. Las cosas no pueden continuar de este modo: paro, empobrecimiento, vuelta atrás, un desastre sin paliativos. ¡Hasta los propios militantes y votantes socialistas están aterrorizados!
Ahora bien, ¿quién puede promover, sustanciar ese cambio? No hay otra fuerza organizada y capaz que el Partido Popular. Siempre hemos sido, por nuestra propia implantación nacional, la ALTERNATIVA. Pues yo le digo que ahora mismo somos la ESPERANZA.
¡Qué claro lo ve usted, señor González Pons….!
¡Y tan claro! Como lo ven millones y millones de ciudadanos españoles, porque al final son ellos los que más sufren el estado de cosas, la gran crisis que ha conducido el presidente Zapatero. Es necesario que ese gobierno de aficionados, que han jugado irreflexiva e irresponsablemente con las cosas de comer de los españoles, deje paso a un gobierno de gentes profesionales, que saben lo que se traen entre manos e intenten arreglar, aunque no será fácil ni cómodo, los principales problemas que ineludiblemente tendremos que heredar de este gobierno incapaz y manirroto.
[Sigue en la versión impresa]