Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Jesús Morte Bonafonte, presidente de la Confederación de Empresarios de Aragón


Juan Comas

No niega lo difícil que es acabar con la crisis que vive España, ni tampoco titubea al atribuir cierta culpa a la gestión de Zapatero, pero Jesús Morte Bonafonte tiene clara una cosa, para salir de esta situación es necesario que todos nos esforcemos en remar hacia la misma dirección. Por eso, como presidente de la CREA lanza un guante a las autoridades para que apoyen la gran labor que hacen los empresarios por la sociedad española.
¿Cuál es la situación general por la que atraviesan los empresarios de Aragón en este momento y cuáles son las principales aspiraciones que reclaman desde la Confederación de la que es usted presidente?
La situación actual es de nervios, y no sólo en Aragón, como consecuencia de muchos avatares que en su mayoría no han tenido nada que ver con nosotros. Es cierto que parte de la crisis se ha originado fuera de nuestras fronteras, pero también es verdad que ha llegado a nuestro país para quedarse. Es como cuando un enfermo está muy bien en el hospital y le dice al doctor que no quiere salir hasta que se cure del todo, esto es lo que se vive hoy día con nuestra crisis.
Tengo la impresión de que Aragón está en mejor situación que el resto de las Comunidades Autónomas, porque hay datos macroeconómicos que así lo indican, como el PIB, el desempleo, y la capacidad de generar riqueza, ya que desde hace dos trimestres estamos creciendo, muy poquito, pero estamos creciendo.
Además Aragón ha vivido una crisis menor que el resto de comunidades como consecuencia del rebufo de la Expo de 2008. El mayor beneficio de celebrarla se lo llevó Zaragoza, está claro, pero también es cierto que irradió sus efectos a todo Aragón y que en esta ciudad vive el 56% de los habitantes de la Comunidad.
La Expo Zaragoza puso a la ciudad en el mapa, la dotó de infraestructuras que no hubieran llegado de otra manera antes de 20 ó 25 años y consiguió que Aragón y los zaragozanos encontraran un elemento común de unión además de los ya existentes, como la Virgen del Pilar y el agua. Pero no puedo pasar por alto que durante los últimos 24 meses han desaparecido 3.700 empresas de Aragón, y eso no es lo peor, pues hay un 50% menos de emprendedores. La solución no es estar continuamente gimiendo, lo que debemos hacer es ayudar a la gente que quiere seguir trabajando, a pesar de que ahora se trabaja más para ganar menos.
Durante 15 años este país ha sido un chollo, hemos ganado incluso más de lo que nos correspondía y por eso es normal que ahora estemos incómodos. Ante esta situación, lo que debemos hacer es intensificar el trabajo tratando de dar ejemplo a los que nos rodean para que todo el mundo tire del carro y, a ser posible, en la misma dirección.
[Sigue en la versión impresa]