Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

Rafael Sánchez Saus, rector de la Universidad San Pablo CEU de Madrid.


Ana Beotas

El pasado martes 25 de enero, la Universidad San Pablo CEU de Madrid celebraba la tradicional fiesta de quien da nombre a una institución docente cuyos orígenes se remontan a 1933. Pero no es hasta los años 40 cuando comienza a configurarse el proyecto inspirado por la figura de Ángel Herrera Oria, abogado del Estado y Cardenal, en toda su personalidad firme y definida. Posteriormente, la Transición posibilita la creación de las universidades privadas, siendo la de San Pablo la primera en reunir los requisitos y aprobarse. La historia continúa y desde hace dos cursos, la ya veterana Institución, cuenta con un nuevo rector. Se trata de Rafael Sánchez Saus, Doctor en Historia por la Universidad Complutense de Madrid, director de la Real Academia Hispanoamericana de Cádiz, Académico de l’Academie International de Généalogie y correspondiente de la Real Academia de la Historia.

¿Donde radica el verdadero espíritu de la Institución?
En la vocación de servir al conjunto de la sociedad española y a la Iglesia a través de la formación y de la evangelización. Respondemos ante un Patronato y a una Asociación basados en los principios católicos, pero estamos abiertos a toda la sociedad española. El CEU siempre ha sido un punto de encuentro de distintas gentes y sensibilidades que conviven aportando los diferentes puntos de vista de nuestra sociedad actual.
¿Qué titulaciones ofrecen?
Son muchas, imposible enumerarlas todas en una entrevista. Valga como ejemplo las de Periodismo, Derecho, Económicas, Farmacia, Medicina, Historia, Arquitectura… Prácticamente todas las disciplinas que constituyen los grandes pilares de una sociedad en vanguardia. Éste es uno de los elementos imprescindibles que tantos años han prestigiado esta Casa. Como novedad, Magisterio, que sólo se había introducido en Vigo y Sevilla. Ahora el proyecto se ha puesto en marcha también en Madrid. Hemos querido potenciar el desarrollo de las Humanidades, fundamental para suplir carencias que venimos detectando en la sociedad española. También los estudios de Historia, mediante los que queremos formar a gente con un perfil muy definido y atractivo.

[Sigue en la versión impresa]