Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 221 Mayo de 2017

Gabriel Navarro Martorell, CEO de Infinity, a VOCALCOM company


Lucas Lanuza

Que las máquinas terminarán en un futuro próximo por sustituir a las personas en aquellas tareas más simples y repetitivas, parece claro. Que ese futuro ya está aquí, también. Al menos, en el ámbito de los “Contact Center” ya es un hecho. Así lo demuestra la última solución tecnológica de Infinity, empresa líder del sector en España y participada al 100% por VOCALCOM, gigante del sector a nivel mundial.
Volcada en la investigación, y con desarrollo 100% español, ha conseguido una herramienta revolucionaria y deseada por las más grandes compañías de todos los sectores donde las máquinas piensan, preguntan y responden como personas de carne y hueso. Toda una revolución que ya podemos presenciar simplemente con levantar el auricular del teléfono. Gabriel Navarro Martorell, CEO de Infinity, a VOCALCOM company, nos describe su experiencia en el sector.

¿Cuándo, por qué y por quién se funda Infinity?
Anteriormente, teníamos una empresa de tecnología, Audiotex. En el Mundial de Fútbol de 1982, ya empezó a aflorar el fenómeno de Internet y vimos que nuestra línea de negocio corría el riesgo de quedar obsoleta. Debíamos buscar algo nuevo, el concepto Audiotex dejaba de ser lógico. En ese nuevo escenario, nosotros que siempre hemos apostado por la innovación, y disponíamos de un equipo con experiencia en I+D, iniciamos la búsqueda de un escenario distinto, con poca competencia y bastante tecnológico.
Analizando el mercado mundial, nos dimos cuenta de la problemática de los Call Centers que integraban telefonía e informática. Ni en España ni en Europa estaba explotada esta línea de negocio. Sólo existían empresas americanas y era un mundo muy cerrado. Trabajaban con una centralita telefónica muy concreta y la base de datos era cautiva del propio fabricante. Nosotros veníamos del mundo de UNIX que se caracteriza, entre otras cosas, por ser un sistema abierto. Fue entonces cuando se creó Infinity, en el año 1994 y decidimos hacer una herramienta que pudiera trabajar con todas las centralitas, con todos los sistemas operativos y bases de datos del mercado, y lo logramos.

[Sigue en la versión impresa]