Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 225 Octubre de 2017

Luisa Fernanda Rudi, presidenta del Partido Popular de Aragón


Rosa Monedero

Luisa Fernanda Rudi es una de las mujeres más relevantes en el plano político de nuestra nación, “lleva la política en la sangre”, como ha dicho su antecesor en la presidencia del PP aragonés. Durante la VI Legislatura, del año 2000 al 2004 fue la presidenta del Congreso de los Diputados con el Gobierno del presidente José María Aznar, después de haber sido diputada nacional y portavoz del Partido Popular en las Comisiones de Economía y Hacienda y Mixta del Tribunal de Cuentas en las legislaturas III, IV y V, vicepresidenta segunda de la Comisión de Economía y Hacienda, miembro de la Diputación Permanente del Congreso y miembro del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Popular. En el año 1995 fue elegida alcaldesa de Zaragoza y eurodiputada del Grupo del PP Europeo en 2004. Desde el 8 de noviembre de 2008 es presidenta autonómica del PP de Aragón y su candidata a la Presidencia del Gobierno de Aragón en las próximas elecciones autonómicas del mes de mayo.
Rudi tiene ya casi diseñado su equipo para este cometido, en el que habrá renovación y seguirá contando con algunos de los históricos. Su intención es darle un nuevo aire al grupo parlamentario y tiene claros sus objetivos para solucionar los problemas más acuciantes que tiene Aragón.

En la actualidad es candidata del PP a la Presidencia del Gobierno de Aragón en las próximas elecciones del mes de mayo ¿Cuáles son los objetivos más importantes que componen su programa si gana estas elecciones autonómicas?
A partir de noviembre de 2008, fecha en la que fui elegida presidenta del PP, en el Partido Popular de Aragón nos pusimos a trabajar en una sola dirección y con un solo objetivo, transmitir a los aragoneses que queríamos construir un Aragón mejor, más competitivo, con mejores infraestructuras, mejores servicios y de mejor calidad, donde nuestros jóvenes salieran bien formados y nuestros mayores pudieran vivir en su entorno bien atendidos, y que para todo ello queríamos contar con las aportaciones de toda la sociedad aragonesa.

[Sigue en la versión impresa]