Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 223 Julio-Agosto de 2017

Ignacio de la Vega, director de Formación Corporativa del Grupo BBVA

Leire Mayo

Conseguir una plantilla involucrada en sus tareas y proactiva en la empresa es el gran objetivo del Grupo BBVA. Para lograrlo, no escatima en dedicar recursos para la formación corporativa, ya que según explica Ignacio de la Vega, director de Formación Corporativa del Grupo BBVA: “la formación de nuestros 110.000 empleados no es un gasto, sino una inversión destinada a mejorar el desarrollo personal y profesional, la capacidad y la calidad del trabajo del Grupo en general”. Esta postura explica por qué el Grupo BBVA es una de las pocas compañías del sector financiero español que ha decidido mantener intacto el presupuesto destinado a la formación corporativa durante 2011. De la Vega no lo va a tener fácil este año, ya que supone todo un reto superar las 4,5 millones de horas de formación impartidas -una media de 42 horas de formación por empleado- que el Grupo BBVA registró durante 2010.

¿Qué importancia se concede a la formación?
La formación ocupa un lugar muy central dentro de la política de recursos humanos de la entidad. El Grupo BBVA apuesta por el desarrollo personal y profesional de las personas y para ello tiene una estrategia de recursos humanos destinada al desarrollo y mejora de las capacidades de las 110.000 personas que trabajan en el grupo. Somos en Recursos Humanos un referente en la industria financiera. Queremos ser la mejor empresa para trabajar, el mejor empleador, queremos acompañar a las personas que trabajan en el grupo desde el momento de su incorporación, debemos ser una empresa atractiva para captar talento y apoyar a nuestros profesionales en su crecimiento personal y desarrollo profesional. Empleabilidad, movilidad, los mejores profesionales en cada posición, son algunos de nuestros objetivos y desde Formación debemos ser capaces de ayudar a su óptima ejecución.

[Sigue en la versión impresa]