Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 221 Mayo de 2017

Adolfo Cazorla, vicerrector de la Universidad Politécnica de Madrid

Juan Comas

La Universidad Politécnica de Madrid (UPM) cumplió 25 años en 1996 como tal Universidad, si bien la mayoría de sus centros son más que centenarios, pues fueron fundados en los siglos XVIII y XIX y cada uno de ellos mantuvo su vida independiente hasta ser agrupados en la UPM. No es exagerado afirmar que una gran parte de la historia de la tecnología española de más de siglo y medio ha sido escrita por las Escuelas de Arquitectura e Ingenierías, ya que fueron durante muchísimos años prácticamente las únicas y todas las grandes figuras de la docencia e investigación pasaron por los respectivos centros como alumnos o profesores.
Cuenta con cuatro campus universitarios y varios institutos de investigación. La UPM está formada por 22 Escuelas y Facultades, donde estudian más de 41.500 alumnos, y desde donde se imparten 86 titulaciones (42 Grados adaptados al Espacio Europeo de Educación), 56 Masteres Oficiales y 45 Programas de Doctorado, además de los intercambios con otros muchos centros internacionales europeos e interamericanos, con una especial proyección más reciente hacia China y, últimamente se ha suscrito un convenio de intercambio de alumnos de postgrado con la Universidad de Berkeley (EE.UU.). De esta forma, es lógico que la UPM tenga como eslogan “Ingeniamos el futuro”, algo que conoce muy bien Adolfo Cazorla, su actual vicerrector de Asuntos Económicos.

¿Cuál es su cometido en este departamento? ¿Con qué equipo cuenta para llevar a cabo su trabajo?
El Vicerrectorado de Asuntos Económicos cuenta con un equipo muy profesional que desde 2004 ha desarrollado una política de expansión en nuestra universidad con el impulso de nuestro actual rector Javier Uceda y en ese sentido me siento parte de un gran equipo. La gestión presupuestaria es nuestra principal responsabilidad con el control del gasto y captación de ingresos. Actualmente de mí dependen dos adjuntos para cada una de las áreas: planificación y ejecución de obras y la otra que se ocupa de coordinar la gestión de ingresos y el control de gastos.

[Sigue en la versión impresa]