Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 224 Septiembre de 2017

Pere Macias Arau, portavoz de CiU en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados

Pilar Ferrer

Entiende la política basada en el diálogo, servicio público y rigor presupuestario. Es lo que le llevó a militar en Convergencia y Unió, su partido desde hace largo tiempo. Pere Macias Arau es de esos catalanes que aportan en Madrid el “seny”, un profundo sentido de Estado en un área económica tan importante como las Infraestructuras. Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, su papel en el Congreso es primordial: portavoz adjunto de CIU, junto a Durán i Lleida, portavoz de la Comisión de Fomento y presidente de la de Vivienda. Por sus manos pasan, cada día, los debates parlamentarios de las grandes inversiones en obra pública, la red de infraestructuras, carreteras, aeropuertos, transporte ferroviario, vivienda, toda aquello que vertebra la política territorial. Y, además, de interés imprescindible para el ciudadano. Buen conocedor de la Administración autonómica, con experiencia Legislativa, Pere Macias es uno de los diputados más activos del Congreso, bajo el lema del Grupo Parlamentario de CIU: el trabajo bien hecho.

¿Qué cometidos tiene la comisión de Fomento del Congreso de los Diputados?
Es una de las Comisiones que tiene mayores competencias, debido a que el Ministerio del mismo nombre las tiene. Es también donde más acciones concretas de control se llevan a cabo, precisamente porque es donde se dan las mayores inversiones y sus decisiones afectan a muchísimas personas. Baste recordar la última huelga de controladores aéreos para darse cuenta de hasta qué punto afectó al conjunto de la sociedad.

¿Qué propuestas más relevantes son las que ha llevado al Pleno para su discusión, fruto del esfuerzo y el sentido de Estado por los que siempre se ha caracterizado su grupo parlamentario?

Hemos trabajado para que la obra pública pueda ser evaluada siempre en términos de eficiencia y desde el punto de vista de la contribución a la competitividad, pues entendemos que las infraestructuras deben ejercer un papel muy importante en el aumento de la productividad, facilitando y acortando las distancias con ese fin. Ésta ha sido una de nuestras mayores aportaciones. De las competencias como presidente de la Comisión de Vivienda, me gustaría destacar el impulso de nuevos sistemas concesionales de vivienda que tienen la ventaja de incorporar vías de financiación no estrictamente hipotecarias, al igual que ocurre en otros países de nuestro entorno.

¿En qué situación se encuentra actualmente la obra pública en nuestro país?
Diría que en mala situación. Hemos pasado de atravesar unos buenísimos años, con elevados índices de inversión, a prácticamente paralizar todos los proyectos previstos. Algunas grandes empresas, al haberse internacionalizado, tienen la capacidad de aguantar, pero estamos francamente preocupados por las pymes. Por esa razón, debemos buscar proyectos inmediatamente financiables para que las corporaciones locales puedan, al menos, acometer estos proyectos que sostengan la actividad de estas empresas menores y con menos proyección internacional.

[Sigue en la versión impresa]