Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Bieito Rubido Ramonde, director del Diario ABC

Ana Beotas

El director de ABC me habla de Galicia, de sus emociones universitarias recién cumplidos los dieciocho, apenas llegado a la Complutense para cursar periodismo, su ilusión y su forma de ser. Me cuenta que su tesis doctoral la escogió sobre el derecho al honor de las personas públicas, algo que entonces era una premonición y ahora una necesidad. En 2010 cumple el sueño de su vida, dirigir el medio que representa la aristocracia de la prensa diaria española: el ABC, referente indiscutible de la historia grande del periodismo en España. Rubido domina con precisión cada uno de los entresijos de la comunicación. Es un apasionado conocedor de ese nuevo reto digital (les recomiendo seguirle en Twitter) que a todos nos llevará a contar lectores por cientos de millones. El de Cedeira tiene tal peso intelectual y solvencia que, quizá por eso, podría estar en el punto de mira de demasiada gente...

¿Ha cambiado la forma de hacer de sus antecesores?
Dirigir es un arte que cada uno pinta a su manera.

¿Cómo pinta Bieito?
Procuro recuperar y adecuar a los nuevos tiempos gran parte de las señas de identidad de lo que hizo muy grande al ABC. Me refiero a sus portadas, sus terceras, sus históricas campañas de regeneración y, en los grandes temas, seguimos siendo profundos y analíticos.

Dicen que el secreto del ABC reside en sus columnistas…
Es uno de los elementos más importantes. El columnista aporta ese valor añadido e imprescindible para el lector que es el análisis. Nuestros columnistas son esenciales. Sus nombres hablan por ellos mismos: Ignacio Camacho, Prada, Albiac, Herman Tersch, Quintana, Martín Ferrand, Carrascal… Pero el éxito de un periódico se mide por muchos más parámetros.

¿Por su independencia?
Es como el valor límite en matemáticas. Tiendes a él pero nunca lo alcanzas. Digamos que es el camino por el que transitamos.

¿Vivimos los últimos días del papel?
El estudio Meyer sitúa en 2042 la última venta de periódico en formato papel. Lo mismo ocurre en literatura, pues las ventajas del mundo digital ya son evidentes. El papel irá siendo residual, desaparecerá paulatinamente, pero nadie puede pronosticar si en veinte o en cuarenta años…

Dicen que el periódico que dirige es el más “cómodo”
Lo es por su tamaño pero, además, gracias a su distribución visual y grapado le hacen ser el de lectura más rápida y sencilla.

Más de un millón de lectores de prensa… ¿Qué demandan?
Quien lee prensa nacional suele buscar refuerzo ideológico. Por su parte, el lector regional gusta de un periódico ideológicamente transversal, pero con grandes señas de identidad territorial y en permanente defensa de los valores tradicionales del lugar.

[Sigue en la versión impresa]