Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 226 Noviembre de 2017

Fernando Galván, rector de la Universidad de Alcalá

Juan Comas

Aunque el prestigio precede a la Universidad de Alcalá, siempre hay nuevos objetivos que marcarse. Así lo cree Fernando Galván, rector de este centro, quien, desde que accedió al cargo el año pasado, no ha cesado de proponerse retos para conseguir posicionar a la Universidad “como un referente en docencia, investigación, internacionalización y contribución al bienestar social”.

En España hay en la actualidad 48 universidades públicas ¿Cuáles son los puntos fuertes de la Universidad de Alcalá que aportan a sus estudiantes un valor añadido sobre los demás?
Los puntos fuertes de nuestra Universidad son, sin duda, su historia y tradición. Se fundó en el siglo XVI y goza de gran prestigio internacional en Latinoamérica, así como en Europa y otras zonas del mundo. Si por algo nos distinguimos es por nuestra firme apuesta por poner en marcha políticas de sostenibilidad; de hecho, somos la primera universidad de España en desarrollar este tipo de acciones y así lo corrobora GreenMetric, un ranking que mide el “espíritu verde” de más de 100 universidades del mundo y en el que ocupamos el puesto 16.
La Universidad de Alcalá también desarrolla políticas de solidaridad muy destacadas, mediante la puesta en marcha de programas en América Latina y África, así como acciones dirigidas a mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad, en las cuales nuestros alumnos se involucran activamente. Otro de nuestros rasgos diferenciadores es el fomento de políticas de emprendimiento mediante alianzas con empresas e instituciones, aunque algo que los alumnos valoran mucho es la gran actividad cultural de la Universidad, que abarca desde los Premios Cervantes hasta todo tipo de actividades de música, teatro o de literatura.