Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 227 Diciembre de 2017

Yolanda Barcina, presidenta de la Comunidad Foral de Navarra

Juan Comas


Yolanda Barcina es una de las pocas mujeres que ha tenido el coraje y la valentía de ocupar cargos de responsabilidad pública antes reservados sólo a varones. Fue la primera mujer en formar parte del Gobierno Navarro (1996), la primera en ser alcaldesa de la ciudad de Pamplona (1999) y la primera presidenta de la Comunidad Foral de Navarra (2011). Su trayectoria ha sido pues meteórica, siempre en el seno de Unión del Pueblo Navarro (UPN). Según ella misma explica, su llegada al Ejecutivo de Miguel Sanz, en 1996, se produjo “por casualidad, cosas del azar -comenta- ya que el presidente navarro quería por aquel entonces formar un Gabinete mitad político, mitad técnico; y fue entonces cuando miembros de su equipo me llamaron para proponerme ser la nueva consejera de Medio Ambiente”.

¿Qué supuso para usted ser elegida presidenta de su partido, Unión del Pueblo Navarro?

Para mi, ser presidenta de UPN, significa una gran responsabilidad, para poder devolver la confianza que han puesto en mí las personas que componen mi partido. UPN es el partido clave para esta Comunidad que creó nuestro fundador, Jesús Aizpún. Para el conjunto de los navarros, UPN significa también mucho, ya que nuestra formación tiene como fin defender la identidad de Navarra, cuestionada incluso por nuestra Constitución. Defendemos Navarra como una de las 17 Comunidades Autónomas de España, y lo hacemos sintiéndonos orgullosos de pertenecer al conjunto de nuestro país. Y no queremos que ésta se fusione con otras regiones para conformar algo que nunca existió históricamente, y con ello me refiero a las pretensiones de algunos por querer que pertenezcamos a Euskal Herria.

¿Por qué el pacto de Gobierno con el PSN? En Navarra, el pacto UPN-PSN se viene realizando en los años de democracia desde el momento en que tenemos en frente a unos nacionalistas que quieren que Navarra desaparezca como Comunidad Autónoma diferenciada. Por tanto, no hay otra opción. Y no la hay porque el centro-derecha aquí nunca ha obtenido mayoría absoluta, como tampoco el Partido Socialista. En esta legislatura lo que sí se ha dado por primera vez, es la fórmula de coalición, en la que el Partido Socialista en lugar de apoyarnos en las votaciones en el Parlamento, ha entrado también a formar parte del Gobierno.

Y hablando de pactos, ¿por qué con el Partido Popular para las generales del 20N?
También es difícil de explicar este pacto a quien no conoce la particularidad de nuestra tierra, pero es verdad que esto también forma parte de nuestra tradición. Concretamente desde 1982, siempre nos hemos presentado con un partido nacional de centro derecha, lo fue con AP y ahora también con el Partido Popular.

¿Cómo están las finanzas de la Comunidad a día de hoy?
Nuestras cuentas son absolutamente claras, ya que cada año, se auditan por la Cámara de Comptos, nuestro tribunal de cuentas propio, y están disponibles para todo aquel que quiera conocerlas. Sí que es verdad que en los últimos años la deuda se ha ido incrementando, como ha ocurrido también en el resto de regiones, y actualmente se sitúa en torno al 10% de nuestro PIB. Este año hemos recaudado menos IVA, debido a las fuertes exportaciones, y también menos Impuestos de Sociedades. Sin embargo, hemos ajustado 294 millones de euros para cumplir el objetivo de déficit, y por eso estamos pidiendo la compresión de los navarros para llevarlo a cabo, ya que es necesario para asegurar nuestro futuro.

Decir Navarra es decir energías renovables. ¿Por qué los pioneros en España y con éxito?
La historia de las energías renovables en Navarra es la historia de un éxito que nació en los años noventa cuando la iniciativa privada contó con el apoyo incondicional del Gobierno de Navarra. La acertada labor pedagógica que se desarrolló en torno a este fenómeno propició que la ciudadanía Navarra acogiera con los brazos abiertos los primeros parques eólicos. Desde el año 2000 hemos dejado de emitir a la atmósfera 25 millones de toneladas de dióxido de carbono gracias a la producción de energías renovables. Hoy, el 81,5% de la electricidad que produce Navarra procede de las energías renovables, porcentaje que elevaremos al 87% en 2015. Son cifras espectaculares si tenemos en cuenta que la Unión Europea se plantea como objetivo alcanzar el veinte por ciento. De la mano del Centro Nacional de Energías Renovables localizado en Navarra y de las principales empresas nacionales del sector confiamos en seguir siendo líderes en materia no sólo en lo que se refiere a la eólica, sino también a la biomasa, el biodiesel o la fotovoltaica.