Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 223 Julio-Agosto de 2017

Benito Berceruelo, consejero delegado de Estudio de Comunicación

Miguel A. Gallego

Estudio de Comunicación es una compañía fundada en 1983, cuyo trabajo es ayudar a las empresas a comunicarse eficazmente con sus diferentes públicos objetivo: clientes, empleados, líderes de opinión, periodistas… Para ello cuentan con un equipo profesional de gran experiencia, capaz de colaborar en todo el proceso de la Comunicación, desde el diseño de estrategias y definición de mensajes, hasta la coordinación, implantación y ejecución de cualquier acción específica. Benito Berceruelo fue cofundador de la consultora, donde ejerce como consejero delegado.

¿En qué consisten sus servicios y cuáles son los sectores donde tienen más presencia?
Nos dedicamos a dar servicios de Comunicación empresarial a empresas e instituciones, en todos los países donde trabajamos. Eso significa asesorar y ayudar en la ejecución de trabajos de comunicación con cualquiera de los públicos con los que se relaciona una empresa, sean estos clientes, empleados, accionistas, periodistas, autoridades u otros. Nuestro equipo cubre el servicio completo, desde el análisis y la planificación hasta la realización de cualquier soporte de comunicación on line u off line, como memorias, paginas web, folletos, etc. También somos muy activos en la organización de eventos empresariales, como juntas de accionistas, convenciones de ventas, etc. En la actualidad también damos respuesta a las necesidades de comunicación on line, redes sociales, etc. Con un equipo especializado y con experiencia contrastada.

¿Están concienciadas las empresas españolas de que un aspecto tan sensible como el de la Comunicación debe ir de la mano de auténticos profesionales?
Creo que básicamente sí. Desde luego, si hablamos de gran empresa en España claramente sí. A medida que bajamos en tamaño de compañía, las necesidades son diferentes y la foto es menos clara, pero creo que esta profesión está ya lo suficientemente madura y que nadie duda de que la Comunicación es una actividad profesional, como lo puede ser la abogacía u otras, que debe realizarse con profesionalidad por profesionales. Es cierto que nuestra materia es mas opinable que otras, y que muchos tienen la tentación de hacer este trabajo sin saber y sin experiencia, pero los resultados son normalmente malos y la experiencia acaba llevando al camino de la profesionalidad.