Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 223 Julio-Agosto de 2017

Ramón Sobremonte, director general de Caja Rural de Burgos

JLG

Es de los pocos que pueden sacar pecho cuando de finanzas se habla. Todos los responsables de bancos y cajas de ahorro muestran gran preocupación por la situación de sus entidades y, sin embargo, Ramón Sobremonte, director general de Caja Rural de Burgos, presume de tener liquidez, “somos los que más liquidez tenemos en España y en Europa” Este bilbaíno de 50 años recaló en Burgos tras licenciarse en Ciencias Económicas en la Universidad del País Vasco, entre los tres primeros de su promoción. Comenzó a trabajar en Price Waterhouse, incorporándose en enero de 1996 a la entidad financiera burgalesa, de la que es director general desde 2008. Muestra profundo conocimiento de las materias de que habla, no rehuye ninguna pregunta y se explica como un docente. Deja clara la excepcionalidad que en el panorama actual constituyen las cooperativas de crédito, como son las cajas rurales, una banca cercana que está ahora recogiendo los clientes desilusionados de las cajas de ahorro fusionadas o absorbidas y en algunos casos quebradas.

Sr. Sobremonte, usted es la persona a la que mejor he entendido explicar las consecuencias de la salida de España del euro, cuando dijo que pagaríamos los intereses por encima del 15%, lo que supondría la ruina de empresas y particulares ¿Nos puede matizar estas consecuencias?
Si actualmente los mercados financieros sitúan el endeudamiento del Estado español a unas tasas por encima del 6%, y eso que tiene el soporte de los fondos estructurales de la Unión Europea; si aún con eso la prima de riesgo pasó por encima de los 500 puntos, no hace falta ser muy clarividente para decir que si uno se sale de las reglas de juego de la UE la tasa de interés se va a multiplicar por muchísimo. El bono griego, dentro de la UE, está ahora por encima del 20%. Fuera del euro, los mercados internacionales que iban a financiar a la economía independiente española lo harían con tipos mucho más altos que los actuales. 

A raíz de la quiebra de Lehman Brothers en Estados Unidos se tiende a bancos pequeños o de tamaño medio, en lugar de macrobancos con un riesgo sistémico para la economía del país. Lo contrario que se está haciendo en España. ¿Me lo explica por favor?
La quiebra de Lehman hizo pensar que la quiebra de un gran banco podía llevar a una crisis internacional. Al final se optó por una decisión próxima a los principios capitalistas y se dejó caer a este banco. Como consecuencia se aceleró la crisis financiera que ya existía, tanto nacional como internacional. Después en Estados Unidos no se ha dejado caer ningún otro banco. Se pensó que no fue la solución más correcta. Luego, ha habido ayudas a otros bancos en dificultades. Y a la par se ha pensado que la dimensión de los bancos sea manejable, para no volver a estar en una encrucijada de decidir en una situación semejante que arrastre al país o al sistema financiero internacional por la magnitud de esa entidad. Se trata de minimizar los riesgos de futuro.

He leído que la Caja Rural quiere ocupar el espacio que deja la desaparición de otras cajas fruto de las fusiones, caso de Burgos con la desaparición de dos históricas cajas.
Soy un fiel creyente y defensor del crédito cooperativo y estoy convencido que hay un nicho de mercado para hacer una banca cercana, solidaria, que no tenga como único objetivo maximizar la acción del accionista. Esa banca solidaria, social, preocupada por no sólo obtener el máximo rendimiento, también por la atención personalizada. Ese es el nicho que intentamos ocupar. De hecho, ya estamos recibiendo un goteo de clientes decepcionados que vienen a nosotros. Antes esa banca cercana la compartíamos con las cajas de ahorro. Ahora han desaparecido al ser absorbidas por bancos de una elevada dimensión.

Caja Rural de Burgos se ha fusionado con otras cajas rurales como la de Segovia, Fuentepelayo y la catalana Castelldans ¿esto es signo de qué?
Esto se ha hecho porque somos cooperativas de crédito. Las cooperativas tienen como principio la solidaridad y enfocamos nuestra actividad desde esa óptica. Esta integración surge por la forma de entender y enfocar el futuro y el presente. Las cuatro entendemos la gestión bancaria del mismo modo. Es un acuerdo solidario que nos ha permitido hacer esta integración de libro.