Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Rubén Rueda, vicepresidente de Signo Editores

Miguel A. Gallego
 
Signo Editores es una empresa española especializada en la venta a crédito con más de cuatro millones de clientes. Constituida en 1987, cuenta en la actualidad con 25 oficinas y una plantilla de personal propio y colaboradores que supera las 800 personas. La compañía permanece fiel a su modelo de negocio original de comercialización a domicilio sin intermediarios y realiza una media de 20.000 visitas comerciales confirmadas al mes, puerta a puerta. En los últimos años ha invertido, además, casi tres millones de euros en la renovación de su fondo editorial. En 2012, su facturación alcanzó los 53,5 millones de euros. Según nos explica su vicepresidente, Rubén Rueda, dos son los puntos fuertes de la empresa: “la agilidad en la toma de decisiones y un equipo directivo muy consolidado”.
 
Háblenos de sus grandes publicaciones, series literarias, ediciones del coleccionista, etc.
En 2010 también hicimos una inversión muy importante para renovar todo nuestro fondo editorial, además de llevar a cabo esa gran cantidad de cambios que antes he comentado. Todas nuestras ediciones tienen un enfoque muy especial orientado al coleccionista y los dos títulos de los que estamos más orgullosos y que tienen más peso editorial son, sin duda, las ediciones de “Mortadelo y Filemón” y el “Capitán Trueno”, que son todo un referente, ya que nunca se había hecho algo así en la historia reciente de nuestro país, ni en Europa.
 
Ustedes son líderes en su sector en venta directa a crédito con más de cuatro millones de clientes. ¿En qué consiste esta modalidad de venta y qué ventajas ofrece al cliente?
Se trata de ir directamente a casa del cliente; y es a crédito porque las operaciones se financian hasta a treinta y seis meses. Las ventajas son múltiples. La principal, que el cliente no tiene que desplazarse de su domicilio a la hora de comprar y que está financiada de una manera muy cómoda y sin intereses.