Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 225 Octubre de 2017

José Montilla Aguilera, presidente y portavoz del Grupo Parlamentario Entesa pel Progrés de Catalunya, en el Senado

Juan Comas
 
José Montilla Aguilera nació en Iznájar (Córdoba) y a los 16 años se trasladó a Cataluña. Ha sido alcalde de Cornellá y presidente de la Diputación de Barcelona. Primer secretario del PSC y miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE. Diputado en el Congreso y ministro de Industria, Comercio y Turismo. En noviembre de 2006 fue investido por el Parlament como president de la Generalitat de Cataluña. Actualmente combina la actividad de expresident de la Generalitat con las funciones de presidencia del Grupo Parlamentario Entesa pel Progrés de Catalunya en el Senado. Acaba de publicar el libro “Claro y Catalán” (“Clar i Catalá”) en el que relata las líneas maestras de su etapa en el Gobierno de Cataluña.
 
¿Qué opinión le merece el proceso soberanista en que ha entrado Cataluña?
Que no se debe menospreciar. El crecimiento del independentismo en Catalunya indica un malestar de fondo y un cambio de las percepciones relacionadas con el proyecto común que debe ser España. El modelo territorial construido con la Constitución de 1978 está en cuestión. Lo está por problemas jurídicos, derivados de las ambigüedades de un modelo constitucional que hubo que definir sin conocer cómo se desarrollaría el modelo territorial. También por problemas políticos. Los constituyentes se propusieron -entre otras cosas- resolver el encaje de Catalunya y del País Vasco en un modelo de Estado que reconociera su propia pluralidad. Pasados más de treinta años y sin desmerecer los avances indiscutibles propiciados por la Constitución, subsisten problemas no resueltos. Y hay que resolverlos. De todos depende encontrar un nuevo pacto constitucional que permita reconstruir puentes y deshacer malentendidos.