Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 227 Diciembre de 2017

Carlos Moro, presidente del Grupo Matarromera

JLG
 
Matarromera acaba de cumplir 25 años, en una celebración en el Monasterio de Valbuena (el corazón de la Ribera del Duero) que convocó a más de setecientos invitados. Pero Matarromera no es sólo el afamado vino de la Ribera del Duero, porque en estos años se ha convertido en todo un grupo industrial, capaz de producir vino sin alcohol, aceite de calidad y cosméticos de alta gama.
En la actualidad, el Grupo Matarromera aglutina a una docena de empresas, cada una especializada en una materia, donde el vino es el producto estrella con siete bodegas en cuatro Denominaciones de Origen, pero que busca diversificar con otros productos, muchos de ellos pioneros en su género.
Su presidente, Carlos Moro, ha creado recientemente la Fundación que lleva su nombre, buscando el desarrollo de las personas, la sostenibilidad del medio ambiente, la investigación en los productos de la zona y la ayuda a los desfavorecidos.
Es uno de los empresarios de vanguardia de este país, con una sólida formación, que pone gran pasión en lo que hace, y que apuesta decididamente por la innovación y la internacionalización.
 
Señor Moro, Matarromera acaba de celebrar el 25 aniversario ¿Qué reseñaría usted como lo más importante acontecido en su empresa en este cuarto de siglo?
Creo que han ocurrido cosas importantes para nosotros, pero también para la zona y la región. Primero destacaría la creación de empleo estable para 150 personas, muchas de ellas cualificadas. Luego, la puesta en marcha de siete bodegas, en cuatro Denominaciones de Origen, que son referente en cada comarca y que están dando una imagen positiva de Castilla y León, los vinos del Duero. También nos enorgullece haber creado una explotación vitícola que ha permitido expandir el viñedo. Y diversificar al producir vino y aceite de calidad tras la plantación de olivos en 80 hectáreas. Además, investigamos para mejorar la calidad de los vinos; más otras actividades como el conocimiento de la uva, los polifenoles y llevarlos a una práctica comercial, lo que ha generado el nacimiento de nuevas empresas como la producción de vino sin alcohol. Hemos creado también una empresa de cosméticos de alta gama. Estos son algunos de los hitos de estos 25 años.