Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

Javier Calderón Beltrán, director gerente de CEOE-CEPYME FORMACIÓN

Miguel A. Gallego

Javier Calderón Beltrán, director gerente de CEOE-CEPYME FORMACIÓN hace mucho hincapié en que la Escuela de Empresarios no es una oferta más de formación, de las muchas que existen en el mercado, “sino que es oferta diferenciada, a medida del empresario de a pie, que tiene poco tiempo y pocos recursos para formarse y que desea una formación para su sector de actividad”. En este sentido destaca la reciente experiencia de la Federación de Industrias del Calzado Español (FICE) para la que CEOE-CEPYME FORMACIÓN diseñó un curso a medida sobre gestión del circulante dirigido a las empresas del sector. La impartición fue en La Rioja (in company) los días que eligieron los empresarios (viernes por la tarde y sábado por la mañana). Esto indica que los cursos “son totalmente flexibles, a la carta en tiempo y en el lugar de impartición. Ahora, después de esta experiencia, FICE se plantea un curso en Alicante”, afirma Calderón.

¿Qué opinión le merece la iniciativa de CEOE de crear una Escuela de Empresarios destinada a formar directivos de Organizaciones Empresariales y Empresas?
Mi opinión, compartida con los empresarios de mi sector, es muy positiva, porque, aunque existen escuelas destinadas a la formación de empresarios, los cursos que imparte la CEOE con las Asociaciones se diseñan en materias de actualidad, en una difícil coyuntura que obliga a ofrecer soluciones que den respuesta a los problemas de las empresas.

¿Qué los hace diferentes a estos cursos?
Son diferentes de otras instituciones y empresas de formación porque dedicamos mucho tiempo en el laboratorio de CEOE-CEPYME FORMACIÓN a elaborarlos. Fíjese bien que los cursos antes de lanzarlos llevan un minucioso proceso de definición de materias. El curso al que nos referíamos de “gestión de circulante” para FICE, supuso seis meses de identificar lo que realmente necesitaba el empresario del sector. En cuanto a los profesores. Hay muchísimos en el mercado, pero no hay tantos con verdadera experiencia en el tema que tratan. Nosotros seleccionamos empresarios que se dediquen a la enseñanza y la consultoría. Son expertos con muchos años de experiencia. El laboratorio es verdaderamente un laboratorio porque estudiamos los contenidos desde el punto de vista de si son prácticos o no, si el alumno los puede implementar con facilidad, qué tipo de público los necesita y qué forma hay de explicarlo para que resulte asimilable y amena la enseñanza.