Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 223 Julio-Agosto de 2017

Damien Marantelli, consejero delegado de Cobre Las Cruces.

Rosa Monedero

Cobre Las Cruces es una compañía que opera una mina a cielo abierto y una planta de transformación de cobre en la localidad de Gerena, en Sevilla. Inicialmente la empresa era propiedad de la multinacional canadiense Inmet Mining, pero en el primer trimestre de 2013 la compañía First Quantum Minerals adquirió la totalidad de las acciones de Inmet Mining, pasando a ser propietaria única de sus activos y centros de producción, entre los que se encuentra Cobre Las Cruces. La empresa inició su actividad a principios de la década pasada, si bien el yacimiento mineral se descubrió en la década de los noventa. Desde entonces, hasta el inicio de la actividad minera transcurrieron más de 10 años de gestión de permisos, construcción, etc. Damien Marantelli es su consejero delegado.

¿En que se caracteriza CLC en su gestión de aguas?
Es uno de los puntos más relevantes de nuestro proyecto, para el que aplicamos soluciones sin precedente en la industria minera. El yacimiento está bajo un acuífero. Por ello ha sido necesario desarrollar un sistema denominado SDR (Sistema de Drenaje y Reinyección) consistente en un anillo de perforaciones que interceptan el agua del acuífero para impedir que entre en la corta minera y posteriormente la reinyectan en el mismo acuífero asegurando el equilibrio hídrico. El agua que se extrae se somete a un intensivo proceso de depuración en una planta de ósmosis inversa, de modo que cuando se reinyecta, se hace con una calidad muy superior a la que tenía el agua de manera natural. Sin abandonar la gestión de las aguas mencionaré también que el agua que usamos en el proceso industrial procede de la EDAR de San Jerónimo, en Sevilla, con lo cual reducimos el consumo de recursos hídricos del entorno.