Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Ignacio Rodríguez Añino, responsable de M&G Investments para España, Portugal, Andorra y Latam

Miguel A. Gallego

M&G es actualmente una de las firmas de inversión líderes en Europa. En sus 115 años de experiencia se enmarcan grandes hitos que les han permitido ser pioneros en el mercado británico y tener una presencia muy relevante en aquellos mercados a los que se han expandido desde entonces.

“Nuestra dedicación en el servicio al cliente, junto a nuestro carácter emprendedor, son probablemente los dos pilares fundamentales de la cultura de M&G. Y hemos sido emprendedores. Lanzamos el primer fondo de inversión colectiva en Europa dirigido al inversor minorista en Reino Unido en 1931, y desde entonces no hemos dejado de analizar las necesidades del mercado y de innovar en consecuencia. El primer fondo de inversión centrado en la rentabilidad y crecimiento de dividendos, el primer fondo de bonos corporativos disponible para inversores minoristas, o el primer fondo de bonos corporativos “high yield” en Reino Unido, son algunos ejemplos de una lista extensa”, explica Ignacio Rodríguez Añino, el responsable para España, Portugal, Andorra y Latam.

A partir del año 2000, comenzaron una etapa de expansión internacional con la apertura en Alemania de su primera filial fuera del Reino Unido. Desde entonces, se han establecido en todos los mercados europeos principales, y desde 2012 operan también en Asia. “En España, abrimos nuestras oficinas en 2006 y desde entonces hemos crecido mucho. Nuestro equipo en Madrid da servicio a nuestros clientes en toda España, Portugal, Andorra y América Latina”.

En el actual contexto económico en el que nos encontramos, ¿qué alternativas de inversión puede encontrar el ahorrador español, tradicionalmente conservador?
Cada cliente tiene unas circunstancias distintas, así que es importante analizar cada caso de modo particular para asegurarnos de que construimos una cartera adecuada. El perfil de riesgo, horizonte de inversión, planes para la jubilación o necesidades de efectivo concretas son factores fundamentales en este sentido, y contar con un buen asesoramiento financiero es imprescindible.
En líneas generales, y en un contexto de baja rentabilidad de los activos sin riesgo como el actual, los fondos multi-activos se perfilan como la mejor alternativa. Nos permiten mantener una postura prudente, al contar con una cartera diversificada en diferentes clases de activo, y ajustable según nuestro perfil de riesgo. Renta variable, renta fija, bienes inmuebles, efectivo, divisas, etc. Combinar estos productos con fondos que repartan rentas periódicas, debería ser un buen comienzo para una cartera de inversión saludable.
También es importante que nos aseguremos de que el producto que escogemos es lo más flexible posible -entre inversiones y entre zonas geográficas-, ya que esta flexibilidad proporcionará al gestor la capacidad de reposicionar la cartera en función de donde vea más valor en cada momento.

¿Cree que ha habido un cambio de tendencia en la mentalidad del inversor español respecto al ahorro a largo plazo?
Los españoles han comenzado a cambiar su mentalidad respecto al ahorro finalista, motivados, fundamentalmente, por las expectativas de nivel de vida que tendrán cuando llegue el momento de jubilación. El contexto económico en el que nos encontramos, tras los años álgidos de la crisis financiera, el aumento de la esperanza de la vida y los cambios introducidos en el sistema público de pensiones, han hecho que todos empecemos a tomar conciencia de la necesidad de complementar nuestros ingresos durante la jubilación.