Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 227 Diciembre de 2017

Sebastián Albella Amigo, socio senior de Linklaters España

Juan Comas

Sebastián Albella Amigo, Senior Partner de Linklaters en España, es socio del departamento mercantil, uno de los “global co-heads of M&A” de Linklaters y miembro del Consejo Global (“Partnership Board”) de la firma. Su actividad principal se centra en fusiones y adquisiciones y en derecho societario en general, y cuenta igualmente con una amplia experiencia en mercados de valores y regulación financiera.
Abogado del Estado, fue jefe de la Asesoría Jurídica de la Dirección General del Tesoro y Política Financiera y subdirector general de Política Financiera, así como secretario del Consejo de Administración y responsable de los servicios jurídicos de la CNMV. Ha sido miembro del European Securities Markets Expert Group y del Comité Legal de la Federación Bancaria Europea.
Las ediciones 2004 a 2015 de Chambers consideran a Sebastián Albella un “leading individual corporate/M&A”, servicios financieros y mercado de valores, destacando que es considerado un abogado con gran pericia e imaginación -uno de los mejores- y respetado como un profesional que se lo sabe todo y que conecta con los clientes y sus necesidades.

Ustedes se definen como una firma global de abogados. Háblenos de las tres grandes áreas de especialización del despacho, es decir, Mercantil, Procesal y Arbitraje, y Financiero.
Otro de los rasgos que definen a Linklaters es su “mix” equilibrado de prácticas. Somos un despacho potente tanto en mercantil, en el ámbito societario y de las fusiones y adquisiciones, como en el ámbito financiero (derecho bancario y mercado de capitales). También somos fuertes en procesal, un área cuyo reforzamiento, no obstante, es en estos momentos una de nuestras prioridades estratégicas.
Nos sentimos globalmente en el primer nivel (y así es reconocido en todos los directorios y rankings) tanto en mercantil como en bancario y mercado de capitales y estamos también apostando mucho por desarrollar nuestra capacidad en pleitos y arbitrajes en todas las oficinas de Linklaters.

También son muy activos en Competencia, Derecho Público y Sectores Regulados, Inmobiliario, Fiscal, Laboral, etc. De todos ellos, ¿cuáles son los más demandados actualmente?
Contar con departamentos potentes en estas áreas, relevantes por sí mismas pero algunas de ellas especialmente como prácticas de apoyo, es también muy importante para nosotros. Son áreas imprescindibles para tener credibilidad y competir con fuerza como despacho global.

El mercado legal -hablamos del derecho de los negocios- es muy abierto. Desde hace bastantes años tienen presencia importante en España muchas firmas internacionales, en particular de origen británico. ¿Cree que ello ha sido positivo?
Extraordinariamente positivo: para el mundo financiero y de los negocios español -sin duda ello ha contribuido a su desarrollo y sofisticación- y para la profesión de la abogacía. Si algo ha demostrado la experiencia es que la apertura y el libre comercio son beneficiosos. Lo mismo cabe decir con respecto a la abogacía, sin ninguna duda.

¿Cómo ve usted a los despachos españoles?
Como competidores de gran nivel, aunque, en realidad -pensando en firmas como Uría, Garrigues, Cuatrecasas o Gómez Acebo y Pombo-, nosotros sólo competimos con una parte de ellas. Algunas de estas firmas cuentan con prácticas o están también en segmentos del mercado que para nosotros son sólo de apoyo o en los que no estamos. Nosotros, como firma internacional, tenemos una cierta ventaja competitiva, por ejemplo para operaciones multijurisdiccionales, aunque las mejores firmas nacionales han tejido sus redes y alianzas, con las que competimos.