Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

Inés Juste Bellosillo, presidenta de ADEFAM

Arturo Ruiz

La Asociación para el Desarrollo de la Empresa Familiar en Madrid se fundó en el año 2003 por un grupo de empresarios familiares que vieron la necesidad de crear una organización que apoyase, defendiese e impulsase a las empresas familiares dentro de la Comunidad de Madrid. Se pensó que su creación podría representar una extraordinaria oportunidad para que las familias empresarias madrileñas tuviesen un punto de encuentro en el que pudieran conocerse e intercambiar inquietudes y experiencias. Inés Juste Bellosillo es su actual presidenta.

Indíquenos las grandes cifras de la Asociación: empresas asociadas, porcentaje de representatividad, número de trabajadores, porcentaje del PIB de la Comunidad, etc.
ADEFAM agrupa en estos momentos a 90 empresas familiares madrileñas, todas ellas líderes en los respectivos sectores en los que operan y, según los últimos datos de que disponemos, su facturación agregada es de 14.472 millones de euros, el equivalente al 7,90% del PIB de la Comunidad de Madrid. En conjunto dan empleo a 178.424 trabajadores.

¿En qué consiste su Fórum de Jóvenes y con qué pretensiones lo crearon?
Es un espacio creado para los miembros de la siguiente generación de las empresas asociadas a ADEFAM. Fundamentalmente, es un foro de diálogo e intercambio de experiencias y relaciones personales, y una plataforma que ofrece formación. Su objetivo es sensibilizar a estos jóvenes del importante papel que juegan en el tránsito generacional y en el futuro de las empresas familiares españolas. La mayoría de ellos, trabajen o no el día de mañana en la compañía, tendrán relación con la misma desde diferentes posiciones: ejecutivos, accionistas o miembros de los distintos órganos de gobierno.

¿Qué es la empresa familiar?
Según diferentes instituciones autorizadas en este campo, entre ellas el IEF, se considera como empresa familiar aquélla en que la propiedad de la empresa pertenece, parcial o globalmente, a una familia, y al menos un representante de la misma participa en la gestión o gobierno de la compañía. En el caso de compañías cotizadas, podríamos hablar de empresa familiar si la persona que fundó o adquirió la compañía o sus familiares o descendientes poseen el 25% de los derechos de voto a los que da derecho el capital social.