Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 222 Junio de 2017

Miguel Antoñanzas Alvear, presidente y consejero delegado de Viesgo

Juan Comas

“La historia de Viesgo es impresionante y todos estamos muy orgullosos de celebrar nuestro 110 aniversario. Pero lo que cuenta es el futuro. Lo importante es el equipo y la voluntad de aprender juntos para hacer siempre una compañía mejor”.
“Durante los primeros años, Viesgo fue uno de los grandes promotores de la energía hidroeléctrica en nuestro país. Las primeras centrales de Puente Viesgo, Urdón o Camarmeña fueron desafíos de ingeniería descomunales para la época. Además de grandes presas en Cantabria, Asturias y Castilla y León, tenemos como recuerdo uno de los caminos paisajísticos más importantes de España como es la ruta del Cares, que visitan al año más de 20.000 personas y que fue construida por Viesgo para acortar el camino de 110 km que tenían que hacer nuestros trabajadores para ir desde la presa hasta la central”. Miguel Antoñanzas Alvear, presidente y consejero delegado de Viesgo, explica cómo fueron los inicios de la compañía.
Viesgo siempre ha estado a la vanguardia de las nuevas tecnologías y después de los inicios hidroeléctricos desarrolló junto con Iberduero la central nuclear de Santa María de Garoña, la más grande de Europa en su momento.
Aunque ya en 1910 se puso en marcha la central térmica de Astillero, después vinieron los combustibles fósiles y el bombeo de Aguayo, una magnífica central que todavía visitan hoy los estudiantes de Ingeniería de Caminos; y por último, los ciclos combinados y los parques eólicos.

¿Cómo se gestó su posición actual en el mercado de distribución de electricidad?
Se ha gestado y se continúa gestando haciendo inversiones allí donde lo necesitaban la sociedad y el país: durante todo el siglo XX, Viesgo se convirtió en una referencia en el sector con importantes inversiones que permitieron, en gran medida, el desarrollo de la industria en el noroeste español. Ya a mediados del pasado siglo continuó creciendo hasta definir su actual área de distribución eléctrica: Cantabria, Asturias, norte de Castilla y León y la provincia de Lugo desde la ciudad hasta la costa.
Y más recientemente, el negocio de distribución ha sufrido una gran evolución para adaptarse a las nuevas tendencias y necesidades del sector eléctrico. Y desde Viesgo hemos querido ser los primeros en ofrecer a nuestros clientes las ventajas que la tecnología pone a nuestro alcance.
Por eso, hemos liderado en España la implementación de los contadores electrónicos finalizando 3 años antes de que fuera requerido. Además, trabajamos en la mejora continua de la calidad de suministro ofreciendo a nuestros clientes una disponibilidad superior al 99,99%.

Sus dos accionistas mayoritarios son de lujo. Háblenos de Macquarie y Wren House, por qué decidieron invertir en Viesgo y por ende, en el mercado español.
En mi opinión, nuestros nuevos accionistas han apostado por Viesgo porque reconocen el trabajo desarrollado, el equipo humano y la calidad de los activos. Y además, porque confían en la mejora y la estabilidad del cuadro regulatorio y económico de España.
Tanto Macquarie como Wren House Infrastructure son fondos de prestigio especializados en infraestructuras y que realizan inversiones a largo plazo. El primero invirtió en Viesgo a través de su fondo MEIF4, y el segundo es el vehículo para las inversiones en nuestro sector del Fondo Soberano de Kuwait.

Viesgo es la quinta compañía energética de España. ¿En qué consisten sus áreas de negocio de electricidad y gas?
Tenemos dos grandes bloques de negocio: por un lado, los regulados como nuestras redes de distribución de electricidad en el norte de España, y los parques eólicos en toda la península ibérica; y por otro, los negocios liberalizados donde destacan sobre todo, nuestro parque generador, las actividades de trading, gestión de la energía y nuestros 700.000 clientes de electricidad y gas.
Tenemos un tamaño medio que nos permite mantener una estructura muy ágil y dinámica combinándola con iniciativas que muchas veces necesitan importantes recursos económicos y humanos.
En paralelo a los negocios tradicionales, la unidad de innovación plantea iniciativas de negocio. Hace apenas dos meses hemos lanzado Viesgo Solar, que ofrece a nuestros clientes una vía de acceso fácil y rápida al autoconsumo, permitiéndoles conseguir ahorros de hasta el 80% en la factura de la luz.

Actualmente, la transformación digital está en la agenda de todas las compañías. ¿Cómo se enfrenta una utility del sector energético y a qué áreas afecta su transformación digital?
En Viesgo somos unos firmes convencidos de la digitalización y de que las empresas estamos abocadas a una transformación digital. El mundo digital ha revolucionado no sólo nuestra forma de entender los negocios, sino el funcionamiento de nuestra sociedad y, muy especialmente, las necesidades y expectativas de los consumidores de todo tipo de bienes y servicios.
Cuando decimos que Viesgo tiene que prepararse para la “cuarta revolución industrial”, lo abordamos desde tres dimensiones. En primer lugar, centrándonos en el empleado, fomentando la cultura digital interna para convertirnos en una compañía ágil, sencilla, conectada y colaborativa.
En segundo lugar, trabajando intensamente en nuestras actividades de generación y distribución, donde queremos colocarnos en la punta tecnológica que caracteriza a la denominada industria 4.0.
Pero, sobre todo, apostando por poner la transformación digital al servicio de la experiencia del cliente, facilitando que él pueda ser el protagonista.

Mencionaba antes el cambio en las necesidades y expectativas de nuevas generaciones de clientes como la de los millennials, pero ¿qué cambios han notado en este sentido en un sector como el energético?
Es una evolución que seguimos con gran atención desde Viesgo; los millennials ya representan un porcentaje relevante de nuestra base de clientes y los estudios señalan que en 2020 serán el principal colectivo de consumidores de energía o de cualquier otro producto o servicio.
Estos nuevos clientes se embarcan en economías colaborativas, son clientes que quieren decidir y que demandan servicios a medida e información clara y transparente sobre su consumo. Son nativos digitales y multipantalla, su vida es móvil, quieren que su compañía les atienda en todo momento y lugar de una forma personalizada y ágil.
Ahora más que nunca, en Viesgo queremos dar respuesta a este reto, innovando y poniendo a su disposición herramientas que le permitan tener ese control sobre su consumo.

¿Mediante qué medidas han dado respuesta a los mismos desde Viesgo?
Pues acercándonos, escuchándoles y tratándoles con sencillez, tratando de hablar el mismo idioma que ellos. Queremos romper con la comunicación en una única dirección entre las empresas y el cliente que ha caracterizado durante mucho tiempo a nuestro sector. Queremos ser proactivos en la relación con el cliente, que ésta no se limite sólo a la factura o a la resolución de incidencias. Creo que estamos en el camino correcto, pues en 2016 por tercer año hemos recibido el galardón al Mejor Servicio de Atención al Cliente del sector.