Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 220 Abril de 2017

Engracia Hidalgo Tena, consejera de Economía, Empleo y Hacienda de la Comunidad de Madrid

Juan Comas

Las competencias que Engracia Hidalgo ejerce con gran acierto al frente de la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda de la Comunidad de Madrid, son, fundamentalmente, todas aquellas que tienen que ver con el fomento del empleo en la región, que es uno de los principales objetivos del gobierno de Cristina Cifuentes. De esta manera, desde la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda lo que están haciendo es impulsar todas las medidas que contribuyan a la creación de empleo de calidad, a través de políticas que incentiven a la contratación, mejoren la empleabilidad de los trabajadores madrileños y apoyen a los autónomos. En esta línea, también impulsan actuaciones de apoyo a la creación de empresas y a la innovación y el desarrollo económico.
Además, de la Consejería de Economía, Empleo y Hacienda depende también una de las principales funciones del Gobierno regional como es la elaboración de los presupuestos de la Comunidad de Madrid.

“Estrategia Madrid por el Empleo 2016-2017” es, sin lugar a dudas, el programa estrella de su Consejería, y posiblemente de la Comunidad, para esta legislatura. Háblenos de él, pues lleva prácticamente un año en vigor.
La Estrategia Madrid por el Empleo. 2016-2017 es la materialización del apoyo que la Administración presta a las personas desempleadas de la región. Para ello, se ha diseñado una hoja de ruta en materia de empleo con 70 medidas concretas, consensuadas con los interlocutores sociales, y una dotación de 650 millones de euros.
Las principales líneas de actuación de la Estrategia tienen que ver con la adecuación de la oferta y la demanda en el mercado de trabajo, ya que hay muchas personas que para acceder al empleo tienen que abordar programas de formación que les permitan adaptarse a las nuevas necesidades de los distintos sectores profesionales.
Por ello, las 70 medidas de la Estrategia Madrid por el Empleo están relacionadas con la mejora de la intermediación laboral, también de la calidad de la formación profesional para el empleo; los estímulos a la contratación y el empleo estable y una atención especial a aquellos colectivos con mayores dificultades a la hora de acceder al empleo.

¿Cómo valora hasta ahora la implicación de los agentes sociales en el mismo?
La Estrategia Madrid por el Empleo es, sin duda alguna, el resultado del diálogo y del consenso con los Interlocutores Sociales. Han sido muchas horas de trabajo en común y más de una veintena de reuniones para impulsar nuevas políticas de empleo desde la Mesa del Diálogo donde se recogen las aportaciones de todos los agentes implicados, porque todas las aportaciones suman y más cuando lo que está encima de la mesa es fomentar la creación de empleo en la región.
Hay que recordar también que la interlocución con los agentes sociales se mantiene muy viva, ya que, entre todos, estamos velando por el riguroso cumplimiento de la Estrategia, que ya está dando sus frutos. La Comunidad de Madrid cerró 2016 con 46.985 parados menos y 94.753 nuevos afiliados a la Seguridad Social y desde que gobierna Cristina Cifuentes, se han creado 281 empleos cada día.

¿Es usted optimista y piensa que en esta legislatura la Comunidad de Madrid dejará de estar perjudicada por el actual “sistema de financiación autonómica”?
Soy muy optimista porque es complicado que un sistema de financiación perjudique tanto a la Comunidad de Madrid como el que aprobó el gobierno socialista de Rodríguez Zapatero. Hay que recordar que Madrid es, con diferencia, la comunidad autónoma más solidaria de todas, de lo que nos sentimos muy orgullosos; pero la aplicación del actual sistema de financiación autonómica supone que cada madrileño recibe 130 euros menos de media que otro español.
Yo creo que se hace necesario un nuevo sistema de financiación que resulte claro, previsible, transparente e incentivador, que no genere incertidumbres, ni distorsiones de cálculo y que no beneficie a unas regiones frente a otras.