Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 226 Noviembre de 2017

Sébastien Chartier, consejero delegado de Creaventure y co-fundador del Salón MiEmpresa

Arturo Díaz

Creaventure se constituyó en febrero de 2009 con el objetivo de organizar y celebrar eventos de ámbito profesional y empresarial; concretamente con la gestión y el desarrollo de negocios y empresas como temática. El equipo directivo de Creaventure está formado por profesionales expertos en emprendimiento y gestión de empresas y por accionistas especializados en organización y producción de eventos, marketing y comunicación.

Son expertos en la producción integral de eventos empresariales. Háblenos de los más significativos. 
Si bien el Salón MiEmpresa es nuestro principal evento, del que ya hemos celebrado ocho ediciones, durante años hemos colaborado con la organización de Vindeira Capital Network, un encuentro en Galicia para emprendedores e inversores del sector TIC. También hemos apoyado la organización del Foundum Unplugged o la penúltima edición del Southern Europe Tech Tour, y fuimos los organizadores en 2013 del último Día del Emprendedor de la Comunidad de Madrid y del Congreso e-pyme.

¿Qué busca conseguir con la celebración del Salón MiEmpresa, el más relevante de todos?
El Salón MiEmpresa nació hace casi una década con el fin de aportar un granito de arena a las iniciativas de aquellos valientes que, en período de crisis económica, iban a decidir crear su propia empresa, en muchas ocasiones más por necesidad o alternativa al paro que por pura vocación. Queríamos brindarles un abanico de conferencias prácticas para que la experiencia de otros les sirviese como el aprendizaje, anticipar las dificultades que se iban a encontrar y explicarles lo duro que era trabajar por cuenta propia, además de ayudarles a encontrar productos y servicios adaptados a sus necesidades, así como soluciones y respuestas a sus dudas empresariales. Ante el avance de la sociedad hemos hecho evolucionar los contenidos del encuentro, intentando ayudar no sólo a que la gente arrancase su negocio, sino también a la supervivencia de las pymes. Para ello hemos ido introduciendo todas las etapas del ciclo de vida de una pyme: desde la idea de negocio, su lanzamiento y crecimiento, hasta su desarrollo y periodo de madurez pasando por etapas clave como la internacionalización, la expansión a través de sistemas de franquicia o la transformación digital. En efecto, está muy bien preocuparse por los que arrancan un negocio, pero también faltaba ayudarles a hacerlo prosperar en el tiempo y atender a la multitud de pymes que luchaban para mantenerse a flote.

¿Qué necesita el ecosistema empresarial español para lograr la consolidación de las empresas y la generación de empleo?
El ecosistema empresarial ha cambiado mucho en estos últimos años. La figura y percepción del emprendedor ha mejorado mucho, justamente porque tras la crisis se ha cambiado un poco la idea que teníamos del empresario, quitando esta imagen de casposo y explotador para verle más como un soñador y potencial creador de empleos. Dicho esto, España sigue siendo un país de autónomos y microempresas, y todavía nos queda mucho camino por recorrer. Nuestro principal reto es crecer en ambición, fomentar esta tan deseada consolidación de nuestros proyectos empresariales, y perdurar en el tiempo, ya que todavía el 90% de las compañías no sobreviven a los primeros 5 años. Necesitamos un cambio a nivel político, con apuestas firmes para la creación de empleo y un entorno que apueste por la estabilidad y el fomento del emprendimiento. En estos aspectos, todavía queda mucho por hacer.