Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 225 Octubre de 2017

Pedro Mier Albert, presidente de AMETIC

Juan Comas

Pedro Mier Albert (Figueres, 1952) es un catalán, muy ligado a Asturias, donde nació su padre, Pedro Mier Allende, pionero de la industria electrónica en nuestro país, así como del asociacionismo, campos en los que su hijo recogió el testigo. Ingeniero de Telecomunicaciones por la UPC, y con una dilatada trayectoria empresarial en el sector tecnológico, el presidente de AMETIC nos habla del “Encuentro de la Economía Digital y las Telecomunicaciones”, celebrado en septiembre pasado en Santander y nos da las claves para que la llamada “Cuarta revolución industrial” triunfe plenamente en España.

¿Qué balance hace de la pasada edición del Encuentro de Santander?
El balance es magnífico. Creo que todo el mundo quedó muy contento. Estamos recibiendo continuas felicitaciones por parte de todos: ponentes, asistentes, instituciones, patrocinadores, gente que lo ha seguido a través de streaming… La verdad es que estamos muy satisfechos de cómo se desarrolló. Creo que ha superado todas las expectativas. Hemos subrayado que el modelo de transformación digital es transversal. Nuestras tecnologías están invadiendo todos los sectores y eso es lo que hemos querido poner de manifiesto en Santander lo que a mi entender, ha quedado muy bien reflejado. Han participado sectores tan variados como automoción, banca, sanidad, ciencias… todos ellos muy distintos y muy importantes en el proceso de transformación digital.

¿El Encuentro ha situado a España en el punto en el que está de desarrollo en economía digital?
Uno de los objetivos de esta edición del Encuentro de Santander y por eso el lema “La realidad digital de España”, era mostrar que en nuestro país se están haciendo muchas cosas muy importantes y no siempre conocidas. Esa ha sido nuestra voluntad y creo que lo hemos conseguido en gran medida y en esa línea perseveraremos.

¿El peso de nuestra economía se corresponde con nuestro nivel de desarrollo digital?
Por el nivel económico y de desarrollo social que España tiene, deberíamos estar mejor posicionados en los rankings. Lo cual es una buena y una mala noticia. Mala porque no estamos bien y buena porque aún tenemos mucho camino para recorrer.

¿Cuáles son nuestras fortalezas y debilidades en relación con la llamada “Cuarta revolución industrial”?
Nuestra gran fortaleza es la gente. Esta revolución no sólo es tecnológica. Sobre todo, se trata de una revolución de personas. Estamos ante un cambio enorme donde la innovación juega un papel fundamental. Se trata de un proceso de transformación acelerado, exponencial y ahí el elemento clave son las personas. Tenemos un capital humano magnífico, en todos los sentidos. Contamos con muy buenos profesionales y tenemos una sociedad con valores muy importantes: somos creativos, nos adaptamos bien y tenemos gusto por trabajar en entornos cambiantes. Los desafíos son algo consustancial a nuestra naturaleza y la innovación es todo un reto. Aunque ese mismo carácter comporta, a veces, algunos inconvenientes. Pero vamos a quedarnos con la parte positiva.

¿Se está actuando desde los poderes públicos adecuadamente para impulsarnos digitalmente?
En el ámbito de Europa tenemos un claro problema. La UE se tiene que tomar mucho más en serio el papel crítico que tiene este proceso, porque nos estamos jugando ser o no relevantes en el mundo. Parece que los discursos en ese sentido empiezan a cambiar. Pero hay que actuar. Es muy importante que a nivel europeo haya una política clara y que en nuestro entorno la tengamos igualmente. Este es un proceso que llevan a cabo personas, donde la iniciativas individuales y colectivas son muy importantes, pero donde el papel de los poderes públicos es vital. Tener una Administración activa, innovadora, decidida a llevar adelante una estrategia país, nos impulsaría en la buena dirección. En este punto nos jugamos mucho.