Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 227 Diciembre de 2017

Tobías Martínez Gimeno, consejero delegado de Cellnex Telecom

Juan Comas

Cellnex tiene su origen en lo que era la antigua división de telecomunicaciones terrestres de Abertis, que hasta abril de 2015 operaba como Abertis Telecom.
Fue en 2012 cuando, junto al negocio principal de radiodifusión y la gestión de redes de seguridad y emergencias para administraciones públicas, la compañía inició el proceso de diversificación acelerando la gestión de torres de transporte de señal de voz y datos, mediante la adquisición de 4.500 emplazamientos a Telefónica entre los años 2012 y 2014.
La entrada en el negocio de las infraestructuras de telecomunicaciones respondía a la oportunidad de crecimiento que abría el proceso de externalización en la gestión de estas infraestructuras por parte de los operadores de acceso a la red en Europa. Pensemos que frente al 80% de las infraestructuras de telecomunicaciones que están gestionadas por operadores independientes de infraestructuras en los Estados Unidos, en Europa, hasta 2011 era un negocio prácticamente inexistente; desde entonces, y en buena medida con Cellnex como catalizador del sector, esta actividad se ha ido desarrollando en Europa y actualmente en torno a un 15% de estas infraestructuras ya están gestionadas por compañías como Cellnex.
Es en respuesta a esta oportunidad emergente que a finales de 2014 Abertis decidió separar las actividades de Abertis Telecom del grupo mediante una colocación de la compañía en Bolsa, y en mayo de 2015 inició su andadura en la Bolsa española ya como Cellnex Telecom.

¿A día de hoy, cuál es la estructura accionarial de Cellnex? ¿Qué nos puede decir de su exitosa salida a Bolsa en 2015 y de la evolución del valor de la acción hasta hoy?
En la actualidad Abertis se mantiene como socio de referencia con un 34% del capital junto a Criteria Caixa, que controla un 6% y el resto, aproximadamente el 23%, está en manos de fondos y accionistas norteamericanos, otro 22% en manos de fondos y accionistas basados en el Reino Unido, y el resto en manos de accionistas del resto del mundo.
En cuanto a la salida a Bolsa, la valoración es sin duda positiva. La compañía logró captar el interés de los inversores desde el primer momento. Iniciamos la cotización a 14 euros, en el rango alto de la banda de precios que se había fijado entre los 12 y 14 euros. Desde entonces la evolución ha sido muy positiva. En este momento la cotización está en el entorno de los 19 euros, lo que significa una revalorización del 35%. Reflejo de esta evolución positiva y de la capacidad que, trimestre tras trimestre ha demostrado la compañía para cumplir con las expectativas del mercado, fue también la incorporación al IBEX 35, en junio de 2016.

¿Cuáles son sus líneas de negocio más relevantes y la contribución de ingresos de cada una de ellas?
La compañía opera en tres grandes ámbitos, la gestión de infraestructuras de telecomunicaciones para voz y datos, que aporta un 55% de los ingresos, el transporte de señal de radio y televisión, que supone un 30% de los ingresos y la gestión de redes de seguridad y emergencias, así como servicios vinculados a Smart cities e internet de las cosas, que suponen un 15% de los ingresos.

¿Cuál es el perfil de sus clientes y de qué sectores de actividad económica?
El negocio de Cellnex es perfil B2B, no está orientado al consumidor final. Nuestros clientes son, por la naturaleza de nuestros servicios, grandes operadores de acceso a la red y telefonía móvil. En el caso de España, donde está centrada la actividad de radiodifusión, también contamos con los grandes grupos audiovisuales y las administraciones públicas, en este último caso desde la perspectiva de las redes de seguridad y emergencias y proyectos de Smart cities.
En definitiva clientes del sector de las telecomunicaciones a los que ofrecemos servicios e infraestructuras de conectividad.

¿Cuáles son los actuales retos estratégicos de Cellnex?
Consolidar el crecimiento. Pensemos que la compañía en los últimos dos años largos desde su salida a bolsa ha anunciado inversiones por valor de 2.500 millones de euros, que tiene su reflejo en pasar de 7.000 emplazamientos localizados fundamentalmente en España a prácticamente 24.000 emplazamientos para la transmisión de señal, localizados en seis países europeos. Los retos se focalizan en seguir apostando por el crecimiento en Europa aprovechando las oportunidades que el mercado seguirá ofreciendo y en ampliar y consolidar las posiciones que hemos ido alcanzando fundamentalmente en los nuevos países que hemos incorporado estos años.