Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 236 Octubre de 2018

Ángel Villamor, director médico de iQtra Medicina Avanzada

Carmen Peñalver

El equipo de iQtra Medicina Avanzada, dirigido por el doctor Ángel Villamor, cuenta con la experiencia y la formación necesarias para atender y resolver todas aquellas patologías relacionadas con el aparato locomotor. Trabajan de forma conjunta traumatólogos, médicos deportivos, fisioterapeutas y osteópatas, reumatólogos, podólogos, nutricionistas y psicólogos. La clínica está en el barrio de El Viso, en Madrid, y -además del valioso equipo humano- dispone de unas amplias instalaciones con consultas, radiodiagnóstico, sala blanca, salas de fisioterapia, área de rehabilitación, gimnasio y piscina.

¿Cómo surge el proyecto de iQtra Medicina Avanzada? ¿Qué ofrece?
iQtra Medicina Avanzada es un proyecto personal que responde a una manera de entender la Traumatología, a una filosofía de trabajo propia y a mi firme voluntad de atender con las máximas garantías al paciente, que es siempre el centro de nuestra actividad, uno más en el equipo. Cuando empecé mi formación en Traumatología Deportiva en los años 90, tratando a deportistas de élite, fui consciente de la importancia del trato individualizado a cada paciente. Decidí trasladar esos resultados de éxito a todos los pacientes y empecé a combinar mis conocimientos de Traumatología Deportiva con los de Traumatología Protésica para mejorar los tratamientos. Esa filosofía de trabajo requería una clínica con un equipo exigente y excelente, tanto en el plano técnico como en el humano. Y eso es iQtra, un equipo de 40 personas perfectamente ensamblado que ofrece un servicio médico y asistencial experto en las técnicas más novedosas y avanzadas en Traumatología, Cirugía y Artroscopia Deportiva.

¿Cuál es el futuro de la traumatología y la cirugía ortopédica? ¿Considera que queda todavía mucho por hacer?
La eficacia de los llamados productos biológicos (las células madre, el plasma enriquecido), los condroprotectores y la regeneración de tejidos son ya el futuro de la Traumatología, se aplican con éxito y permiten preservar las articulaciones en condiciones óptimas durante más tiempo. Los tratamientos aplicados en consulta de forma ecoguiada y mínimamente invasivos todavía tienen recorrido y veremos cómo se van simplificando procedimientos que hace unos años tenían que ser quirúrgicos a la fuerza. Vivimos un momento de revolución y evolución tecnológica, con nuevos y permanentes avances que ofrecen mejores herramientas, y en ese sentido por supuesto que queda recorrido en esta especialidad.

¿Qué han aportado a la especialidad las nuevas técnicas y la tecnología de última generación? La impresión en 3D aplicada a la Traumatología es ya un hecho. ¿Qué ventajas aporta?
Las nuevas técnicas aportan precisión en los tratamientos, lo que para el especialista es una ayuda increíble para reducir improvisación y riesgos. La tecnología de vanguardia nos permite practicar una cirugía cada vez menos agresiva e invasiva, lo que redunda directamente en una mejor recuperación del paciente. Los cirujanos de iQtra ya hemos empezado a aplicar con éxito la tecnología de impresión en 3D para las intervenciones quirúrgicas de casos especialmente complejos, lo que nos permite trabajar con una precisión milimétrica y reducir tanto el tiempo de las intervenciones como el tiempo de recuperación postoperatoria. Al tener una reproducción en poliamida de la región del paciente que se va a intervenir, podemos practicar la cirugía el día antes o incluso diseñar y confeccionar instrumental adaptado a la anatomía del paciente. Trabajar con este nivel de precisión sin duda redunda de forma muy positiva en los resultados.

¿De qué hablamos cuándo lo hacemos de Medicina Preservadora de las articulaciones?
Hablamos de prevenir las lesiones articulares para conservarlas en forma el mayor tiempo posible. En iQtra creamos una Unidad de Medicina Preservadora de las Articulaciones para abordar esas patologías antes de tener que recurrir al quirófano: medidas preventivas para retrasar la aparición de la artrosis (con fisioterapia, reeducación postural, suplementos específicos); medidas conservadoras para ralentizar el proceso de la artrosis (condroprotectores, infiltraciones intraarticulares, estudio biomecánico de la marcha, entre otras medidas); y medidas quirúrgicas mínimamente invasivas, con artroscopia. Somos partidarios de agotar todas las alternativas preventivas y conservadoras para evitar la sustitución total de la articulación mediante cirugía. Aunque también somos conscientes de que retrasar demasiado y sin motivos una determinada intervención repercute negativamente tanto en la salud como en la calidad de vida del paciente. Cada caso, cada paciente, necesita una solución a su medida.