Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 238 Diciembre de 2018

Susana Ortega Castillo, directora general de Personas y Gestión de Talento de Paradores de Turismo

Arturo Díaz

Paradores de Turismo es una de las marcas más reconocidas de España en el sector de hostelería y turismo, constituida en 1928. Destacan como una empresa única en el mundo por la recuperación del patrimonio e interés y cuidado en el respeto medioambiental. Desde Paradores trabajan para mejorar día a día las instalaciones, buscando la excelencia en el servicio y como único objetivo la satisfacción de sus clientes.
Actualmente cuentan con más de 4.000 profesionales. Los establecimientos tienen una media de 65 habitaciones, unas dimensiones que permiten un trato más personalizado y una mayor calidad en las prestaciones a los clientes. Con establecimientos en todas las Comunidades Autónomas (a excepción de Baleares). Además de contar con establecimientos en nueve ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad, más de la mitad de los paradores de la Red se encuentran ubicados en entornos monumentales, y otros muchos permiten alojarse en los parques nacionales y en las áreas naturales más interesantes de España.
Desde la Dirección de Personas y Gestión del Talento acompañan en todo momento las necesidades de su actividad a través del Plan Estratégico de Recursos Humanos.

¿Cuál es el reto más importante que tiene el equipo de RRHH en Paradores?
Partiendo de la situación actual de un contexto de transformación en el que la innovación en la gestión del talento constituye un eje fundamental para lograr el éxito de la empresa y la satisfacción de los colaboradores que la forman. La irrupción de las nuevas tecnologías de la información y las formas de trabajo colaborativo, son algunas de las principales tendencias que están modificando la forma en cómo trabajamos y nos comunicamos. Invertir en el talento de nuestros colaboradores nos permitirá continuar creciendo y desarrollar nuevos proyectos.
Para seguir evolucionando y mejorando, es necesario construir una reserva global de liderazgo que sea tanto profunda como amplia, algo que estamos abordando desde acciones de identificación, desarrollo, y fidelización de líderes como parte de una estrategia permanente de desarrollo de talento.
En los últimos dos años trabajamos desde el área de Personas y Talento para provocar el surgimiento de nuevas formas de gestionar, liderar, estructurar al equipo que conforma Paradores.
Los modelos de liderazgo actuales cambian completamente la forma de organizar y liderar personas. Ya no conseguimos imponer la antigua forma de gestión por presencia, números, métricas, valores y plazos, a través de estructuras jerárquicas, predefinidas y sectorizadas. Esta dificultad conduce a una inadecuación de los sistemas clásicos de liderazgo, evaluación, recompensa y remuneración, requiriendo una nueva organización de las personas y de ser gestionadas. Esto no sólo es atribuible al comportamiento como empleado, sino que también es extrapolable al cliente, sus hábitos y preferencias.
Sabemos que, para obtener resultados extraordinarios, los líderes deben aprender a crear un ambiente de trabajo extremadamente positivo. Deben aprovechar los puntos fuertes de cada uno de los miembros de sus equipos, en vez de concentrarse simplemente en los puntos de desarrollo, deben aprender a elogiar y promover emociones positivas como comprensión, compasión, optimismo, gratitud y el perdón. Tienen que desarrollar e incentivar las relaciones de apoyo mutuo en todos los niveles y brindar a sus equipos un profundo sentido de significado y propósito del trabajo.
En Paradores estamos haciendo un cambio profundo, no de nuestras raíces y nuestro ADN, sino de las Competencias futuras necesarias para abordar el cambio en la conducta del consumidor de hospedaje y restauración, y a la adaptación a los nuevos entornos tecnológicos, generamos y potenciamos, un ambiente de trabajo creativo e innovador, que conlleva en incrementos de los niveles de productividad de nuestros empleados.