Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 256 Julio-Agosto de 2020

PYMES: Una aproximación a su realidad

Teófilo Jiménez Fuentes

Presidente de Global Safe Consulting

www.globalsafeconsulting.com

Hablar de pymes es hablar del tejido productivo más integrado en la sociedad. En España hay más de 3.000.000 de pymes, de las que solamente unas 5.000 tienen más de 250 empleados y unas 25.000 tienen entre 50 y 249 empleados. El resto de las empresas españolas, es decir, casi 3.000.000 son pequeñas y medianas empresas.

Analizando por los puestos de trabajo generados, las grandes empresas emplean a unos 5.500.000 trabajadores, y el resto de los puestos de trabajo del sector empresarial, hasta los 16.000.000 de trabajadores, son generados por las pymes.
Esta realidad empresarial es perfectamente conocida por nuestros gobernantes, pero no es atendida con medidas específicas para las pymes, que puedan solucionar una serie de problemas y circunstancias que son homogéneas y comunes para la mayoría de ellas. Identificamos tres grandes cuestiones:

  1. Acceso a la financiación. Todas las pymes identifican éste como el principal problema al que se enfrentan. Las dificultades para obtener financiación para sus empresas, obliga a los empresarios a aportar garantías adicionales, la mayor parte de las veces personales, lo que genera e incrementa un grave problema de gestión legal y empresarial, como es la confusión de patrimonios entre la empresa y el empresario.

Es la propia confusión de patrimonios lo que de alguna forma desvirtúa la propia legislación mercantil sobre la responsabilidad personal y patrimonial de las personas jurídicas. Esto, que nadie pone en duda para las grandes empresas, es una batalla perdida para las pymes. De alguna manera, si el acceso a la financiación va ligado a la aportación de garantías complementarias y personales, se ha de entender que el empresario gestione su empresa como una continuidad de su patrimonio personal, y habría que proponer y desarrollar soluciones legislativas de protección a la pyme y al empresario, encaminadas a que la financiación se conceda a los propios proyectos empresariales valorando el propio proyecto más que las garantías aportadas.

[Sigue en la versión impresa]