Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 256 Julio-Agosto de 2020

Una Crisis Inédita

Juan E. Iranzo

Catedrático de Economía Aplicada

La lucha sanitaria contra el Covid-19 ha provocado el confinamiento en los hogares de una parte importante de la población mundial y el cese de una gran cantidad de actividades. Se trata de una situación inédita, puesto que en gran medida se ha “parado el mundo por Decreto”. Actualmente resulta difícil analizar con rigor las consecuencias, puesto que no existen precedentes.

Se ha comparado, con la II Guerra Mundial; sin embargo, la situación es radicalmente distinta. El Conflicto permitió la superación definitiva del crash del 29. Para los Keynesianos se debió al fuerte impulso que representó el aumento del gasto público. Sin embargo, para los Liberales fue un shock positivo de oferta, lo que permitió superar la crisis.

Durante la contienda se incrementaron los procesos de I+D, que dieron lugar a grandes avances tecnológicos que luego se aplicaron a la Sociedad Civil. Desde el sanitario, al energético pasando por los transportes, comunicaciones, materiales e incluso para la gestión empresarial.

Fue la primera vez que la mujer se incorporó masivamente al mercado laboral; puesto que los hombres se encontraban mayoritariamente en el frente y se puso de manifiesto una clara mejora de la productividad con la mano de obra femenina. Además, existía una moral conjunta para ganar la Guerra que favorecería positivamente todas las acciones; incluidas las económicas. Estos shocks de oferta deben tenerse presentes para superar la crisis actual.

Tampoco es comparable con una catástrofe natural, puesto que aunque sea grave como el último maremoto de Japón, el tiempo de duración es limitado y predecible. Además se reactivó rápidamente la actividad económica, durante las propias labores de reconstrucción. No tiene que ver con la crisis financiera de 2008 que estranguló el crédito y, por tanto, el consumo, la inversión y el crecimiento. En esta ocasión reciente los ingresos empresariales se iban desacelerando, así como la actividad y el paro aumentaba paulatinamente.