Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 258 Octubre de 2020

Vanessa Izquierdo González, directora general de Sagardoy Business&Law School

Carmen Peñalver 

La vocación docente de Sagardoy Abogados ha estado presente desde su fundación, hace ahora 40 años. El presidente de honor y fundador del despacho, Juan Antonio Sagardoy, tiene una larga y prestigiosa trayectoria en el ámbito académico que siempre ha acompañado a su brillante carrera como abogado. Esta vocación se plasmó inicialmente en la Fundación Sagardoy, que empezó a impartir los primeros programas formativos, posteriormente en el Centro de Estudios Sagardoy, hasta llegar al proyecto actual, la Sagardoy Business&Law School, que nace con el propósito de trasladar la profesionalidad y los valores que se viven y son pilares fundamentales en el despacho a la sociedad, a través de la formación de jóvenes graduados que deseen adquirir una formación especializada para dar los primeros pasos en el ámbito profesional, y a profesionales que deseen dar un impulso a su carrera mediante una formación que implique una mejora tangible en su trayectoria. “Todo ello sin olvidar un ámbito clave para la escuela como es el de la formación a medida o ‘in company’, mediante la cual tenemos la capacidad de formar a equipos enteros en sus propias empresas y despachos, con formaciones diseñadas a medida para cubrir las necesidades específicas de su empresa/sector”, explica Vanessa Izquierdo González, directora general de Sagardoy Business&Law School.

¿Qué valores definen a Sagardoy Business&Law School?
Los valores de nuestra escuela son en gran medida proyección de la cultura propia del despacho, que en el ámbito de la formación adquieren características propias. De ellos destacaría los siguientes: 

Excelencia: nacemos con el compromiso de ofrecer una formación de la más alta calidad y con el mayor impacto en la carrera profesional de las personas que confían en nuestros programas. 

Exigencia: entendida como aliada natural de la excelencia. Nos exigimos al máximo para ofrecer los mejores programas e invitamos a nuestros alumnos a exigirse de igual manera, para obtener el máximo rendimiento durante el tiempo que tenemos la oportunidad de compartir. El nivel de satisfacción que se alcanza tras ese esfuerzo es tan enriquecedor, que te hace adentrarte en un círculo virtuoso de aprendizaje continuo. 

Empatía: para entender y dar respuesta a las necesidades particulares de cada uno de nuestros alumnos, huir de generalidades y ofrecer un proceso de formación personalizado y adaptado a sus circunstancias y expectativas. 

Ética: como valor transversal presente en todo lo que hacemos, y que se traduce en honestidad, transparencia y profesionalidad. 

¿Qué perfil de alumnos buscan?
Nuestro propósito es proporcionar una formación especializada que transforme e impulse la carrera profesional de nuestros alumnos. Para ello, es necesario crear programas muy innovadores, centrados en la realidad y en las futuras necesidades de las empresas. 

Buscamos alumnos con un claro compromiso en apostar por su futuro, por hacer un esfuerzo que revierta de manera directa en su carrera profesional. Nos interesan, además de sus resultados académicos y experiencias profesionales previas, sus características e intereses particulares, ya que valoramos especialmente alumnos con capacidad de pensamiento crítico, iniciativa y flexibilidad, con ilusión y compromiso por participar en un programa de alta exigencia e impacto. 

En definitiva, profesionales completos, que tengan actitud de aprendizaje y que también estén deseosos de compartir sus experiencias con otros colegas y profesores. 

¿Cuáles son las principales áreas de formación que se imparten en la escuela?
Nuestras áreas de formación abarcan el ámbito jurídico, Recursos Humanos, Management e Innovación. 

Todas estas áreas de formación constituyen los ejes clave de la gestión de las principales empresas y despachos; una sólida formación jurídica en sus diferentes disciplinas, la gestión integral de las personas como núcleo del valor de las organizaciones, en un contexto de mejores prácticas y procesos, sitúan a las compañías en punta de lanza de la innovación y la consecución de su estrategia y resultados. 

Háblenos tanto del Master Executive en Dirección de Recursos Humanos, como del Master Executive Avanzado de Relaciones Laborales ¿Qué los hace diferentes y únicos?
El diseño de nuestros programas Executive se ha hecho desde una perspectiva muy innovadora y con la máxima vinculación a las necesidades presentes y futuras de las organizaciones. 

Es muy importante que, cuando el alumno salga de nuestras aulas, no sienta que hay una desconexión entre el contenido técnico de los programas y los problemas a los que se vaya a enfrentar en el día a día de su empresa o despacho. Por otra parte, buscamos que adquieran el criterio profesional para poder tomar decisiones acertadas, ayudándoles a crear modelos que les sirvan de referencia en el desempeño de sus respectivas profesiones. 

Nuestro esfuerzo se ha centrado en crear programas muy novedosos en el área de Recursos Humanos, Jurídica, Management e Innovación, huyendo de la obsolescencia técnica, centrándonos en los principales problemas que, cada día, viven las organizaciones y aportando soluciones, métodos, habilidades y best practices a nuestros alumnos para que afronten holgadamente los retos que les presente su profesión, y, además, impulsen sus carreras profesionales convirtiéndose en los mejores en su área. 

Para ello, contamos con los mejores docentes que han sido cuidadosamente seleccionados de las principales compañías y despachos nacionales e internacionales.