Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 269 Octubre de 2021

Eva María Belinchón Sánchez, consejera delegada de Grupo Maser

Carmen Peñalver

 

La calidad del producto y la excelencia en el servicio que proporciona a sus clientes, permite a Grupo Maser ser líder. Es una empresa familiar con una experiencia de 45 años, formada por un equipo de profesionales comprometidos y alineados para dar solución a empresas y particulares en diferentes entornos. Han desarrollado un sistema de trabajo muy eficaz con los últimos avances tecnológicos. Su apuesta por las tendencias más actuales les permite estar presentes y disponibles en internet y en las redes sociales donde sus clientes pueden encontrar información directa y actualizada de todos los servicios de las tres empresas que componen el grupo: Maser, Soprobel y Lusso and Prodec.

 

Háblenos del Grupo Maser. ¿Qué compañías lo integran y en qué sectores y actividades están presentes?

Grupo Maser está integrado por tres empresas que se dedican a sectores diferentes, Maser, sector industrial; Soprobel, sector servicios; y Lusso and Prodec, sector HORECA


Háblenos de los pilares del grupo, o sea, marcas, nueva empresa, etc.

Maser como empresa madre fue creada hace 45 años dedicada a la distribución de algunas marcas en España, Portugal y Angola. Hace unos años, pensamos que debíamos expandir nuestro know how a otros países y para ello comenzamos la aventura de la creación de tres marcas propias Belcare, Bellux y Belcut


Tienen cuatro áreas de negocio, detállelas. ¿Bajo qué marcas propias y cuáles son los perfiles de sus clientes para cada una de ellas?

Maser, nuestra empresa madre, se dedica a la comercialización y fabricación de maquinaria y utensilios para la industria de la piedra, cerámica, el vidrio y la construcción.

Soprobel, se dedica al tratamiento de superficies de piedra y cerámica, aprovechando el gran conocimiento que tenemos en este campo y nuestra dilatada experiencia en este sector.

Por último, Lusso and Prodec es una empresa dedicada al sector HORECA. Comercializamos maquinaria de café, porcelana y café tanto en grano como en capsulas.


Aunque el espíritu empresarial de la familia les ha llevado durante estos años a abordar más proyectos, ¿es emprender e innovar algo presente en su día a día?

Como empresa familiar, uno de nuestros pilares es la conservación de nuestras empresas a largo plazo y por ello debemos adaptarnos a este mundo que está cambiando constantemente. Desde que era niña, mi padre nos enseñó a que hay que trabajar duro para conseguir lo que uno desea y que hay que estar en continua evolución, no podemos quedarnos parados y ello lo hemos llevado a cabo introduciendo productos innovadores continuamente, adaptando nuestras empresas a las últimas tecnologías y emprendiendo en otros sectores.


España es un país de pymes y empresas familiares. ¿Cuáles son los puntos fuertes de este último tipo de empresas? ¿Qué significado le daría usted a la palabra “compromiso”?

Uno de los puntos fuertes de las empresas familiares es nuestro sentido de la continuidad, no tenemos empresas para venderlas en unos años, pensamos en lo que nuestros progenitores han creado, lo conservamos y nuestro objetivo es que perdure en la figura de nuestros hijos. Ello nos lleva a pensar en el largo plazo, ser cautos con las inversiones, pensar en la liquidez de nuestros negocios, en definitiva, ser conservadores.

Tenemos un gran compromiso, ya que nuestros padres han confiado en nosotros para perdurar lo que han creado y ello nos lleva a estar comprometidos e implicados.


Cuando se habla de profesionalizar la empresa familiar, ¿a qué nos referimos? ¿Cómo se organiza ese importante paso? ¿Y cómo se aborda e implementa un tema tan crítico como el relevo generacional?

Pienso que la profesionalización de las empresas familiares es algo fundamental, captar talentos fuera de la familia que nos ayuden a crecer y a ver las cosas desde una perspectiva diferente. Las empresas familiares normalmente continúan su dirección con la siguiente generación, pero debemos pensar que la persona que nos releve no debe estar ahí sólo por ser familia, debe ser una de las mejores preparadas, un apellido no te da derecho a dirigir una empresa, hay que ganárselo.  Por ello, estamos preparándonos desde que somos pequeños, quizá nos exigen mucho para poder algún día relevar a nuestros padres, pero ese esfuerzo tiene su recompensa a largo plazo.

Las empresas familiares tienen muchas peculiaridades porque estamos mezclando familia y trabajo, pasamos las vacaciones, las navidades con nuestros jefes, hermanos, primos, y luego trabajamos juntos cada uno en su puesto en el día a día. Esto no es fácil, pero debemos pensar que cuando estamos en la empresa, la familia no es la prioridad, es la empresa, y la gente que trabaja con nosotros y debemos desempeñar nuestro cargo con la mayor profesionalidad posible.