Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 279 Septiembre de 2022

Soraya del Portillo Pérez, CEO de Chiara

Paloma Serrano

Soraya del Portillo es una no tecnóloga emprendiendo en el mundo de la tecnología. Con formación de base humanista, como Psicóloga amante de la educación y de las personas, decide dar solución a un problema transversal, que desde hace años ataca a los profesionales de toda España: la capacidad de hablar en público, de transmitir, de influir, de convencer y, en definitiva, de comunicarse. Y es que el 75% de españoles sufren de Glosofobia, es decir, miedo a hablar en público.
Emprendedora de cuna, siempre soñó con crear algo diferenciador, para dejar en la sociedad su granito de arena. La decisión de embarcarse en una aventura como es crear un simulador con tres tecnologías tan disruptivas, y abrir un nuevo camino para la mejora de las habilidades humanas, mal llamadas “Soft Skills”, arriesgándolo todo, surge de la necesidad de saber si su sueño, su idea de democratizar la formación y el entrenamiento en habilidades, tenía sentido en la sociedad actual. Arrancó este proyecto vital, para no tener la duda en un futuro de qué habría pasado si se hubiese atrevido, y fue por este motivo por el que decidió dar el salto.

El sector de la formación está inmerso en un cambio trascendental gracias a la aplicación de la tecnología, cambio que se ha acelerado por la pandemia. ¿Qué es Chiara y por qué su tecnología y modelo de negocio está revolucionando el sector?
Chiara nace con el objetivo claro de cubrir los dos gaps que se dan a la hora de hacer formación presencial en habilidades de comunicación en público y oratoria. El primer gap que nos encontramos a la hora de ayudar a los profesionales a mejorar su capacidad de comunicar, convencer, vender o influir, es que la práctica es la clave para la mejora y, sin embargo, el tiempo de formación en aula es limitado.
Esto implica, que cuando los alumnos acuden a un curso presencial de oratoria y presentaciones de alto impacto, la posibilidad de practicar es escasa, no suelen hacer más de dos o tres presentaciones y, además, en entornos no realistas, es decir, en el aula, donde apenas salen de su zona de confort.
Chiara utiliza las nuevas tecnologías, y en concreto la realidad virtual, a través de “gemelos digitales” para hacer que el alumno pueda realizar tantas prácticas como desee, de forma flexible, ya que puede hacerlo en cualquier momento y en cualquier lugar, y además en entornos realistas, ya que, en el Metaverso de Chiara, hemos desarrollado numerosos escenarios, para que el alumno pueda vivir la experiencia de hacer una presentación en público. Y los entornos son, desde salas de reuniones, hasta auditorios con un gran público.
El segundo gap que nos encontramos en la formación presencial es la subjetividad en el feedback de los formadores o coachs, que no son capaces de medir todos los aspectos que hoy en día la inteligencia artificial nos permite controlar. Y es que, Chiara, a través de la descomposición de la voz, es capaz de medir objetivamente aspectos tan importantes en oratoria como la entonación, velocidad, ritmo, claridad, silencios, positividad, coletillas entre otros. Y gracias al headtraking o control de la mirada, puede decirle al alumno, de forma precisa el tiempo que ha mantenido la mirada a cada elemento, zona o persona de la sala.

¿Qué tecnologías concretas y con qué grado de desarrollo están detrás de Chiara y por qué éstas son útiles?
Chiara es un simulador que funciona a través de una App y gafas de realidad virtual. Gracias a la capacidad inmersiva de la realidad virtual, el alumno podrá enfrentarse en un entorno real a las situaciones habituales que ocurren en cualquier presentación, reunión o ponencia.
El usuario supera su miedo a través de la exposición a la situación que le genera la aprensión. Está demostrado que cuanto más te enfrentas a una situación, mayor es el control de las respuestas fisiológicas, cognitivas y motoras de la persona que lo realiza. Además, esta exposición está controlada, ya que el alumno dispone de un botón del “pánico” desde el cual puede salir directamente de la situación.
Desde Chiara se dan las pautas necesarias para reducir el miedo que un alumno pueda tener a la hora de exponerse ante una audiencia, a través de consejos y técnicas sobre la realización de una correcta respiración, técnicas de relajación y control de los pensamientos que a veces tanto nos limitan.
Chiara analiza, en cada práctica, a través de Inteligencia Artificial y descomposición del sonido, aspectos que influyen en la comunicación, proporcionando al usuario, a través del coach virtual, un feedback personalizado y todas las técnicas de oratoria, teatralidad, e influencias necesarias para mejorar allí donde más lo necesita.