Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 277 Junio de 2022

Miguel Fernández Alcalde, presidente, director general de Merck en España

Juan Comas

Merck nació en 1668 de la mano de Friedrich Jacob Merck, farmacéutico alemán que estableció una pequeña farmacia en Darmstadt, Alemania, y sentó las bases de la compañía global líder en ciencia y tecnología que es hoy. Desde entonces, han transcurrido 353 años en los que han mantenido la misma curiosidad que el primer día, generando ideas que cambian vidas, con una fuerte apuesta por la innovación y la investigación. Trece generaciones después cuentan con un equipo formado por 60.000 personas con presencia en 66 países.

Su objetivo es impulsar el progreso humano sostenible y, además, contribuir al fortalecimiento económico y social de Europa a través de la ciencia, la tecnología y la sostenibilidad, otro de sus grandes activos como compañía.

Están presentes en el mercado español desde 1924. ¿Cuáles son sus centros de producción, logística, empleados, cifra de negocio, etc.?
Efectivamente, las raíces de Merck en España se remontan a 1924 con la apertura de una delegación en Barcelona. España es un país estratégico para Merck y se sitúa entre los cuatro primeros de Europa en cuanto a producción, inversión en I+D y volumen de ventas.
Nuestro equipo está formado por alrededor de 1.200 personas, el 60% trabaja en producción, y contamos con tres sedes: las oficinas centrales, que están en Madrid, una planta biotecnológica, situada en Tres Cantos (Madrid), y una planta farmacéutica y otra química, ambas situadas en Mollet del Vallés (Barcelona). Las tres plantas exportan su producción a todo el mundo.
Somos una compañía que apuesta firmemente por la diversidad, la igualdad y la inclusión. Por ejemplo, en España, las mujeres representan el 51% de la plantilla y el 50% del comité de dirección, y 8 de las 13 plantas de producción que tenemos en Europa están dirigidas por mujeres.
En 2018, creamos ClosinGap, asociados con otras 12 empresas líderes en su sector, con el objetivo de fomentar la transformación social desde el ámbito empresarial en favor de la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.
Recientemente dimos a conocer nuestros resultados financieros del ejercicio 2021. Las ventas del Grupo aumentaron en un 12,3% hasta los 19.700 millones de euros y el EBITDA creció un 17,3% hasta los 6.100 millones de euros.

¿En qué se diferencia Merck de otras compañías del sector?
Somos una compañía con un fuerte foco en la salud, pero contamos con un modelo de negocio único integrado por tres sólidas áreas, Healthcare, desde la que investigamos, desarrollamos y producimos medicamentos para enfermedades con necesidades médicas no cubiertas; Life Science, donde colaboramos con la comunidad científica, facilitándoles las tecnologías y el material necesarios para la investigación; y, por último, a través del área de Electronics desarrollamos materiales y equipamientos especializados a través de los que estamos presentes en muchas de las tecnologías de la vida cotidiana.

¿En qué áreas terapéuticas trabaja la compañía?
En nuestra área de Healthcare contamos con un porfolio que incluye áreas terapéuticas como la oncología e inmuno-oncología, la neurología e inmunología, la fertilidad, la medicina clínica y la endocrinología, con medicamentos que se desarrollan y producen completamente en Europa.
Buscamos una respuesta personalizada frente a enfermedades de alto impacto en la vida de las personas, como son el cáncer colorrectal, de cabeza y cuello, de vejiga o la esclerosis múltiple, donde además somos líderes, igual que en tratamientos de fertilidad, gracias a los que hemos contribuido al nacimiento de 4 millones de bebés en todo el mundo.

¿Qué significa para la compañía que los pacientes están en el centro de todo lo que hacen?
El paciente es nuestra motivación, el motor de todo lo que hacemos. Nuestro compromiso con ellos nos lleva a investigar y desarrollar tratamientos transformadores, pero también los escuchamos y damos visibilidad a sus necesidades, para que la sociedad sea consciente de la realidad de quienes conviven con una enfermedad en su día a día. Además, prestamos especial atención a los cuidadores no profesionales, quienes atienden a sus seres queridos dependientes, anteponiendo las necesidades de quienes cuidan a las suyas propias. Para ello, impulsamos la iniciativa global Embracing Carers, en colaboración con las principales organizaciones de cuidadores, para concienciar y aumentar el conocimiento sobre las necesidades de este colectivo.