Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 278 Julio-Agosto de 2022

Belén Sánchez Sanjuan, subdirectora general y directora Territorial Centro de Banco Sabadell

Francisco Ramos

Con 140 años de historia, Banco Sabadell encabeza el cuarto grupo bancario privado español y se encuadra en el marco de entidades financieras españolas mejor capitalizadas. A día de hoy, supera los 235.000 millones de euros en activos totales gracias a su posición de liderazgo en banca de empresas, a su capacidad de establecer relaciones duraderas y a la especialización de su red de oficinas.
La entidad está transformando su negocio ‘retail’ en un modelo de banca digital con una propuesta de valor diferencial adaptada a los clientes del futuro, y mantiene su histórica vocación internacional gracias a su red de oficinas en el extranjero y a sus negocios bancarios en Reino Unido y México.

Usted empezó en banca hace más de 20 años y lleva unos 13 en Banco Sabadell. ¿Cuál ha sido su trayectoria profesional y su evolución en la entidad?
En el último año de la carrera de Económicas, con 22 años, me fui de Erasmus a Inglaterra, decidí salir de mi ciudad, Santander, e irme a conocer mundo. Trabajando en la Comisión Europea en Bruselas, me ofrecieron trabajo en Banesto y volví a España. Estuve primero entre Santander y Vitoria como gerente de Empresas, hasta que llegó un momento en que me sabía todos los polígonos industriales de memoria y propuse internamente trasladarme a Banca Corporativa en Madrid.
En el año 2008, de Banesto pasé a Banco Sabadell, también en el ámbito Banca Corporativa, como directora de grandes cuentas. En mi carrera he estado principalmente en el mundo de Banca Corporativa.
Al principio de llegar a Banco Sabadell tengo que confesar que no fue fácil, luego mi cartera de clientes fue creciendo y cuando se reorganizó el departamento, se crearon las figuras de directores sectoriales y pasé a ser Global Banker de distintos sectores.
Cuando empezaba a pensar que ya llevaba demasiado tiempo en Banca Corporativa, surgió la posibilidad de poder venir a la Territorial Centro con el reto de gestionar la red de Banca de Empresas con un equipo de 80 personas y el objetivo de desarrollar un up-grade en la gestión de clientes, impulsando mayor grado de especialización.

Y ahora es directora de la Territorial Centro. ¿Qué ha supuesto para usted que la entidad le confiara la dirección de la Territorial?
La noticia del nombramiento la viví emocionada, contentísima por la confianza depositada en mí y por el reto que tenía por delante. También con un poquito de vértigo, porque ahora la dimensión es otra, mi equipo lo forman 1.200 personas y el negocio a gestionar se amplía: banca comercial, banca de empresas, banca privada… Un reto espectacular, la verdad. Me produce una gran satisfacción que el banco haya apostado por mi manera de ver y enfocar el negocio, y de gestionar las personas y la forma de trabajar.
Pienso que es un reconocimiento también al esfuerzo y la constancia, la constatación que, con inquietud, afán de superación, ilusión y una pizquita de suerte, las cosas salen. En definitiva, encantada de poder liderar el gran proyecto que tenemos por delante en la Territorial.

¿Cómo ve el futuro de Banco Sabadell?
Para mí es un momento apasionante y muy ilusionante de transformación con muchas oportunidades y cosas por hacer. Tenemos que seguir la hoja de ruta superando los momentos complicados y para ello es fundamental la actitud con que los afrontemos. Una cultura más positiva y más de motivación es lo que nos tiene que ayudar a empujar, porque, al final, el cambio lo hacemos las personas, cada uno desde su ámbito.

¿Cuáles son los planes de crecimiento de la entidad a corto y medio plazo? ¿En qué aspectos va a centrarse su estrategia de futuro?
En mayo de 2021 presentamos nuestro plan estratégico a tres años, que lidera nuestro consejero delegado César González-Bueno y que se sustenta en tres pilares.
El primero, es reforzar en España nuestro liderazgo en el segmento de banca de empresas a través de la especialización y el acompañamiento en la internacionalización; el segundo, es la transformación de la estrategia de banca retail, con un modelo de negocio totalmente digitalizado en algunos productos y mixto en otros; y el tercer pilar, es el crecimiento de nuestra filial británica TSB.