Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 279 Septiembre de 2022

Juan Haro Ordóñez, director de La Escuela de Inversión y Empresario

Mercedes Alonso

“Desde el año 1997 invierto regularmente en inmuebles y ayudo a personas de diferentes países a que entiendan el poder de esta familia tan potente de inversión: los inmuebles”.
“Para ello hemos creado diferentes empresas dentro de nuestro grupo para que el inversor no tenga que preocuparse de nada. Nosotros nos ocupamos desde cero, de absolutamente todo: fiscalidad, impuestos, ofrecer los inmuebles económicos de bancos y fondos de inversión, venderlos, reformarlos, comercialización, desocupación, gestión integral de alquiler, etc.”
“Los inmuebles han demostrado una mayor resistencia que otros activos ante las crisis, podemos mantenerlos y cobrar rentas mediante el alquiler, nos permite ganar en el corto, medio y largo plazo. Son una fuente de riqueza constante si se tienen los conocimientos suficientes, o bien uno se apalanca en las personas correctas que conocen cómo funcionan”. Así expone Juan Haro Ordóñez sus conocimientos sobre esta forma de inversión.

¿Por qué lleva invirtiendo más de 20 años en inmuebles? ¿Hasta qué punto es importante la fiscalidad para poder hacerlo eficientemente?
La fiscalidad es importante en todo, ya que convive con nosotros, si la conocemos o le damos la importancia debida nos permitirá ahorrarnos miles de euros. Hay muchas fórmulas para ello.
Por este motivo lanzamos hace años www.trucosfiscales.com para que cualquier persona se dedique a lo que se dedique pueda ver la cantidad de dinero que puede ahorrarse, independientemente de si trabaja por cuenta propia, ajena, es autónomo o empresario.
En mi primer libro “Los trucos de los ricos” dedico muchos trucos a la fiscalidad. No se trata de hacer un máster sobre fiscalidad, sino de reconocer que necesitamos contar con personas que nos expliquen las diferentes fórmulas que existen de aplicarla en una operación, y de este modo confirmar el diferente ahorro para nuestro bolsillo. No hay un solo camino para hacer las cosas, sino muchos.

¿Es un buen momento para invertir en inmuebles?
Existen dos tipos de inversores: el aficionado (lo digo sin malicia ni ironía) y el profesional.
El aficionado busca el mejor momento, cuando todo está subiendo, intenta “pegar pelotazos”, hacer lo que la mayoría hace, seguir la manada, ganar el máximo de dinero. Cuando todo gira y aparecen nubarrones en el cielo es el primero que se marcha.
Luego está el inversor profesional que no sigue a la mayoría, que no le importa si la economía, los inmuebles suben o bajan, si hay crisis o si el sector se para porque sabe ganar dinero en ambos escenarios: en épocas de recesión o de crecimiento económico. El profesional lleva ya muchas crisis encima y se protege con diferentes escenarios. Se pone en el mejor y en el peor de los supuestos, combina el corto y el medio plazo a la hora de hacer operaciones inmobiliarias.

¿Cómo puede el empresario superar una quiebra y sobreponerse? ¿Cómo puede proteger su patrimonio?
Quizá lo que nos hace especiales o diferentes en nuestro modelo de negocio es que todo lo que explico en mis conferencias, cursos, o en los dos libros que he escrito, es que estamos constantemente en el campo de juego, estamos comprando y vendiendo cientos de inmuebles en nuestro club de inversores en inmuebles. No somos teóricos, hemos puesto en práctica todos los trucos y estrategias para precisamente proteger el patrimonio y realizar todo de forma eficaz y rentable. Por supuesto que surgen imprevistos, nos salvará contar con expertos en estas materias para minimizar las pérdidas y maximizar las ganancias.
Un empresario que ha quebrado, que ha estado hundido conoce perfectamente cómo su actitud, tesón, perseverancia cobró sentido para seguir emprendiendo, creando. Muchos no han podido sobrevivir, pero otros como yo tuvimos que reinventarnos o bien buscar otro “tipo de conocimiento” para poder salir adelante de una quiebra financiera. En mi caso, sin dicha crisis no habría conocido a ese grupo selecto de ricos que me enseñaron trucos muy inteligentes para poder seguir emprendiendo y protegiendo mi patrimonio.
Sobre cómo proteger nuestro patrimonio son importantes dos máximas: Diversificarlo. En diferentes empresas, bancos, países y familias de inversión. No tener casi nada a nuestro nombre, sino a nombre de sociedades adquiridas, no creadas por nosotros. Esto marca toda una gran diferencia

Es también autor de dos libros con el título de “Los trucos de los ricos”, editados por Deusto. ¿Por qué este título?
El titulo refleja que los ricos utilizan otro patrón de pensamiento, otra forma de ver el dinero, las inversiones, los inmuebles, la vida y los negocios. Todo de forma legal, y no como nos lo han contado. Si cogemos lo bueno y lo aplicamos podremos vivir como un “rico”, sin tener que estar toda la vida corriendo tras el dinero.