Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 281 Noviembre de 2022

Alfredo Gosálvez de la Macorra, secretario general de la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos

Jesús Monroy

Alfredo Gosálvez de la Macorra ha sido nombrado hace unos meses secretario general de la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos, en sustitución de Carlos Moreno-Figueroa. Es abogado, máster por el IESE, con una dilatada experiencia en gestión de empresas y de asociaciones y, también, en relaciones institucionales. Ha sido asesor del Gobierno en materias de tecnología y seguridad. Diego Giménez, presidente de FECE dijo en el acto de su nombramiento: “La formación y amplia experiencia en el ámbito asociativo e institucional, así como el conocimiento sobre el mundo digital de Alfredo Gosálvez, son de gran utilidad al sector, inmerso en un proceso de digitalización y modernización de los establecimientos.”

Con estas credenciales abordamos esta entrevista en la que surge en primer término el problema de la crisis económica que vivimos y que parece se recrudecerá en los próximos meses, según hemos leído recientemente
Es tiempo de renovar y ahorrar. Nuestro sector quiere plantear al Gobierno un plan nacional para ayudar al pequeño comercio y a los consumidores. En concreto, debemos fomentar la compra de aparatos electrodomésticos eficientes y sostenibles que supongan verdaderos ahorros de energía y agua, sustituyendo el viejo parque de electrodomésticos en España. Por ello, estamos solicitando un “Plan Renove-sostenibilidad” por una cuantía estimada de 50 millones de euros, procedente de los fondos europeos, que contribuya a la campaña de sustitución del electrodoméstico obsoleto y sirva también para mantener un sector de 5.500 comercios que emplea a 35.000 personas en toda España. Quiero recalcar que debemos incentivar al pequeño comercio de proximidad y especialmente al rural que contribuye a combatir la España vaciada y que se enfrenta a mayores costes cada día. Desde hace 10 años no se concede ayuda alguna al pequeño comercio y ahora se puede llevar a efecto con los fondos europeos.

Veamos cuales son las ventajas de un Plan Renove. Parece que la presidenta de la Comisión Europea, Úrsula Von der Leyen, les da la razón cuando afirmó a finales de agosto que los países europeos deben intensificar su apuesta por las energías renovables y los ciudadanos deberían invertir en "electrodomésticos eficientes".
Así es y celebramos que lo haya dicho con toda objetividad e independencia. Los Planes Renove incentivan a los consumidores a la compra de nuevos electrodomésticos más eficientes; renuevan el parque obsoleto y contribuyen al ahorro energético, además del beneficio también para el cuidado del medioambiente, ya que todos los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos que se retiran van a reciclaje y está asegurada su trazabilidad.
Los planes Renove de electrodomésticos realizados en los años 2006 y 2010 lograron la sustitución de unos 3,3 millones de equipos domésticos convencionales, lo que se tradujo en un ahorro de energía final de 2,2 millones de MWh (megavatio hora), lo que supone en términos medio ambientales, una emisión menor a la atmósfera de unas 896.000 toneladas de CO2, que se traducen en un total de tres millones de toneladas de CO2, si tenemos en cuenta una vida útil media de los electrodomésticos de 10 años.

Una lavadora de bajo consumo puede aportar un ahorro de 75 euros al año, combi hasta 210 euros, congelador hasta 196, una secadora -que es la que más gasta- de al menos 150 euros, un lavavajillas de más de 80 euros, un frigorífico de 110 euros y un horno hasta 64 euros, por lo que según los cálculos de FECE, se estima que en total una familia media puede reducir su factura hasta 900 euros al año.

Tener un electrodoméstico de bajo consumo es una inversión que ahorra dinero a medio y largo plazo, aunque el desembolso inicial sea algo más elevado. FECE pronostica que un hogar que sustituya todos sus electrodomésticos verá reducido su recibo de la luz hasta un 30%. Si las eléctricas mantienen los elevados precios, el recibo del usuario medio de este mes será el más caro de la historia, y con un otoño que nos espera implacable.

Aparte de estas bondades, también hay que destacar que un Plan Renove no supone un gasto para la Administración Pública, sino una inversión, con inmediata recuperación, a través del IVA y otros impuestos. Y, por último y no menos importante, las ayudas van a beneficiar a la población contra la pobreza energética, el Renove será un alivio para los consumidores más vulnerables.