Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 281 Noviembre de 2022

Jesús Julio Carnero, consejero de la Presidencia de Castilla y León

José Luis Guerrero

Jesús Julio Carnero (Aspariegos, Zamora 1964) es un ejemplo de resiliencia. Sobrevivió al COVID tras pasar dos meses en situación crítica en el Hospital Del Río Hortega de Valladolid, siendo entonces consejero de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural. Superó la enfermedad y volvió al primer plano de la actividad política tras las elecciones autonómicas celebradas en Castilla y León el pasado febrero.
El 19 de abril el presidente Fernández Mañueco le nombró consejero de la Presidencia, adquiriendo un peso específico notable en el Gobierno de la Comunidad. Licenciado en Derecho por la Universidad de Valladolid, realizó un Programa de Liderazgo para la Gestión Pública en el IESE Business School de la Universidad de Navarra.
Ha trabajado en las administraciones central, autonómica y local; y fue presidente de la Diputación Provincial de Valladolid desde 2011 a 2019. Presidió el Partido Popular de Valladolid tras ganar las elecciones primarias celebradas en mayo de 2017 hasta marzo de 2021.

Señor Carnero, hay quien piensa que usted lleva el peso político de la actual Junta de Castilla y León por delegación del presidente Fernández Mañueco ¿Usted lo siente así?
Mire usted, el presidente me ha encomendado el ejercicio de las competencias que corresponden a la Consejería de la Presidencia. Y esa es mi obligación, mi devoción y mi compromiso, atender a nuestros municipios, a nuestras diputaciones, atender nuestra función pública, los servicios jurídicos, las actuaciones en materia de acción exterior y las materias vinculadas a la transparencia, así como las de atención al ciudadano, y, por supuesto, todo lo que tiene que ver con las relaciones institucionales y con las Cortes de Castilla y León. Ese es mi cometido y a él estoy dedicado en cuerpo y alma.

¿Cuáles son los principales ejes de actuación de su Consejería para esta legislatura?
En primer lugar, he de decirle que el empeño del presidente Mañueco por lograr la estabilidad en Castilla y León es claro y evidente. Una estabilidad basada en el mejor de los instrumentos que tenemos los seres humanos, como es el diálogo. Diálogo en sentido amplio y en todas sus vertientes y, por supuesto, diálogo institucional. Y será este diálogo amplio el que dirija los dos grandes ejes de actuación que marcarán los objetivos de esta legislatura: la modernización de todos los sectores económicos y sociales de Castilla y León; y la cohesión social y territorial basada en la igualdad de todos los castellanos y leoneses, el equilibrio y la integración.
Si bien es cierto, que en la Consejería de la Presidencia trabajamos en siete prioridades de actuación: las entidades locales de Castilla y León, el diálogo territorial e institucional, la acción exterior, la concordia entre todos los castellanos y leoneses, la mira puesta en el empleado público, la evaluación, participación y transparencia de la administración, y la atención al ciudadano. En resumidas cuentas, lo que buscamos es simplificar la vida de las personas, hacerla sencilla.

Castilla y León tiene 2.248 municipios, una cifra muy elevada. Y la Consejería de la Presidencia se ocupa de estos municipios ¿Cómo lo hace?
No sólo tiene 2.248 municipios, además, cuenta con 2.208 entidades locales menores, 240 mancomunidades y 38 entidades asociativas tradicionales, a los que hay que añadir las 9 provincias y la Comarca de El Bierzo. Todas estas entidades locales cumplen un papel importante y esencial en los servicios públicos básicos en el día a día de las personas, de los trabajadores, de las empresas, de las familias… Es la administración más cercana a los ciudadanos, su primer referente, y se organiza con plena autonomía en su organización y en la gestión de los servicios públicos que tiene encomendados. Alfonso Fernández Mañueco, nuestro presidente, siempre ha enarbolado la bandera del municipalismo y no sólo de palabra, siempre con hechos, colaborando con ellos, atendiendo sus demandas y peticiones y especialmente cooperando económicamente para mejorar y modernizar los servicios públicos locales.
Son muchas las líneas de ayudas que se conceden a las entidades locales desde la Consejería de la Presidencia. Este año hemos puesto en marcha un nuevo Fondo de Cohesión Territorial, dotado con 80 millones de euros para toda la legislatura, que ha supuesto incrementar la financiación local en otros 20 millones de euros anuales. En total este año 2022 se van a destinar en ayudas a las entidades locales cerca de 105 millones.
En la parte administrativa, atendemos a los municipios y resto de entidades locales desde la Dirección de Administración Local, a través de las Secciones de Régimen Local que existen en cada Delegación Territorial de la Junta de Castilla y León. En esta labor de atención de los municipios, es importante destacar la colaboración estrecha que tenemos con las nueve diputaciones provinciales y el Consejo Comarcal de El Bierzo, como instituciones esenciales en la asistencia a los pequeños municipios, así como con la Federación Regional de Municipios y Provincias como asociación representativa de los intereses locales.