Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 297 Abril de 2024

Salvador Navarro Pradas, presidente de la Confederación Empresarial de la Comunitat Valenciana

Juan Comas

La CEV se fundó en 1977. Entonces nació con carácter provincial, pero actualmente es una organización autonómica. Su ámbito de actuación cambió en 2017, ese año se modificaron los estatutos y se puso en marcha un nuevo modelo de Confederación, que hoy en día está plenamente asentado, y que les ha permitido ser más innovadores, integradores, independientes y solventes para estar a la altura de las empresas de la Comunitat Valenciana.
Salvador Navarro Pradas, presidente de la CEV, añade: “Como organización empresarial más representativa de la Comunitat Valenciana defendemos los intereses empresariales y como parte de la sociedad civil estamos legitimados para participar e intervenir en asuntos públicos”.

Ustedes están presentes en diversos foros nacionales, mencione algunos. Y desde 2020 también tienen oficina en Bruselas. ¿Por qué?
Estamos presentes en una larga lista de organismos de representación institucional en el ámbito provincial, autonómico y nacional, por ejemplo, en CEOE, en CEPYME, en el Comité Económico y Social o en el Tribunal de Arbitraje Laboral. Igualmente formamos parte de aquellos organismos públicos o privados encargados de elaborar estudios o propuestas en relación con temas socioeconómicos que afecten a la problemática del mundo empresarial. Y, como bien dice, desde 2020 tenemos oficina en Bruselas con el objetivo de potenciar la participación de los sectores productivos de la Comunitat Valenciana en las políticas de la Unión Europea.

¿Por qué debe unirse una empresa de la Comunitat Valenciana a alguna de sus asociaciones empresariales y en última instancia a la CEV?
En un tejido empresarial tan atomizado como el nuestro, en el que un 95% de las empresas son pymes y microempresas, el asociacionismo empresarial cumple un papel importantísimo, es la mejor fórmula para que nuestra palabra sea oída y nuestras demandas atendidas.
En el caso de la CEV, en particular, unirse a nosotros significa hacerlo con la organización empresarial más representativa de toda la Comunidad, con potestad para negociar con la Administración, permite a las empresas ganar relevancia e influencia, facilita sinergias y es el mejor altavoz para las reivindicaciones empresariales.

¿Cuántas son las asociaciones y empresas asociadas de todos los sectores?
Nuestra base asociativa está integrada por más de 159 asociaciones sectoriales a nivel autonómico y provincial, que a su vez integran a 580 entidades de todos los sectores de actividad. Además, tenemos 152 empresas directamente asociadas y 11 miembros asociados.
La última en sumarse a la CEV ha sido PowerCo, la empresa de baterías del Grupo Volkswagen, que instalará su planta en Sagunto, una decisión histórica para nuestra tierra. Permitirá la creación de más de 3.000 puestos de trabajo directos y más de 20.000 indirectos y sitúa a la Comunitat Valenciana a la vanguardia de una industria de futuro, la de la movilidad sostenible, y fortalece a toda la cadena de valor del sector del automóvil. Se abre un abanico de oportunidades y tendrá un efecto arrastre sobre otras empresas.

La Comunitat Valenciana lleva años reclamando un cambio de modelo de financiación autonómica. ¿En qué medida perjudica el actual modelo a su Comunidad?
Llevamos 14 años con el modelo de financiación caducado y ningún partido, da igual del color que sea, se atreve a cambiarlo a pesar de que todos los informes y estudios demuestran que castiga a la Comunitat Valenciana. Y a pesar de que la reivindicación de reformar el modelo ha conseguido concitar el consenso de políticos, organizaciones sindicales y empresariales, de toda la sociedad, que ha cerrado filas y exige un modelo equilibrado y justo, así como la condonación de una deuda generada por tantos años de infrafinanciación.
El retraso en la solución de la situación de infrafinanciación perjudica a la Comunitat Valenciana en tres direcciones: tenemos menos recursos para atender los servicios públicos fundamentales; tenemos menos recursos para impulsar políticas de desarrollo regional y modernización del modelo productivo y nos sitúa en inferioridad de condiciones para avanzar y competir.

El año pasado se mostraron especialmente molestos con la infra inversión del Estado en la provincia de Alicante. ¿Qué se puede hacer para mejorarla?
Alicante es la quinta provincia de España en cuanto aportación al PIB estatal y la peor tratada de este país en cuanto a inversión pública estatal. Tiene un déficit acumulado de más de 3.535 millones de euros desde 2008 de los Presupuestos Generales del Estado si recibiera inversiones acordes a la población.
No se pueden permitir estas diferencias entre ciudadanos. Esto tiene un alto riesgo de fracción y de desigualdad territorial.
La CEV ha mantenido diferentes reuniones con secretarios de estado y ministros para evitar que ocurra lo mismo en los próximos presupuestos. Tenemos que ser capaces de influir más en Madrid, adelantarnos a las decisiones que se toman y exigir una respuesta de los diputados y senadores que hemos elegido para que nos representen.