Bienvenido a Sector Ejecutivo, revista de Economía y Empresas / España, Nº 295 Febrero de 2024

Carlos Villar Bada, director general de Bodegas Protos

Carmen Peñalver

Carlos Villar Bada, director general de Bodegas Protos, nos habla de lo que supone celebrar el próximo centenario de la bodega.
“El centenario de la bodega es una fecha que todos tenemos en el horizonte, ya que es un orgullo (y una gran responsabilidad), poder formar parte de un acontecimiento tan importante y casi único, ya que son muy pocas las marcas que pueden presumir de tener 100 años. Desde mi punto de vista, para poder alcanzar este objetivo, hay que hacer las cosas muy bien desde los orígenes y tratar de ser coherentes con tu misión empresarial. Nuestros cimientos desde 1927 han sido calidad y marca. Calidad para intentar elaborar añada tras añada el mejor vino posible, y marca para poder elaborar no sólo un gran vino, sino un gran vino reconocible y diferenciador ante el consumidor. Hoy en día es muy común hablar de estos dos términos en el ámbito vitivinícola, pero poniéndonos en contexto, era absolutamente rompedor”.

Háblenos de los valores e historia de Protos y de su filosofía a la hora de entender el vino.
Nuestra historia comienza en marzo de 1927, cuando 11 viticultores visionarios de la comarca de Peñafiel decidieron emprender y aunar esfuerzos y recursos para crear la “Bodega Ribera Duero”, conocida popularmente como “La Primera en la Ribera” por su carácter pionero. Como anécdota de ese carácter visionario de nuestros fundadores, apuntar que “Ribera Duero” es una marca registrada propiedad de Protos, y que, en 1982, al fundarse el Consejo Regulador de la DO Ribera del Duero, autorizamos el uso de dicha marca para que se llamara así la denominación. En la actualidad, además de elaborar vinos tintos en Ribera del Duero, estamos presentes en la DO Rueda, una de las denominaciones de vinos blancos por antonomasia de España, donde elaboramos Protos Verdejo, y en Cigales, donde elaboramos nuestros vinos rosados y claretes. A lo largo de nuestra historia ha habido muchos hitos, pero me gustaría destacar el diseño de nuestra bodega más famosa por parte del célebre arquitecto premio Pritzker Richard Rogers, ya que este proyecto no sólo nos dotó de las mejores tecnologías para la elaboración de vinos de calidad, sino que renovó e impulsó nuestra imagen, situándonos como una de las bodegas más vanguardistas del panorama vinícola español.

Cuéntenos de dónde surge el nombre de Protos
Protos, prefijo griego que significa “el primero”, fue una de las tres marcas que elaborábamos en nuestros orígenes; siendo las otras dos la ya mencionada “Ribera Duero” (que coincidía con el nombre de la bodega), y la marca “Peñafiel”, con la que comercializábamos los vinos de tercer año. Los “Protos” eran los vinos de alta gama que elaboraba la bodega (que después serían nuestros Grandes Reservas), y así fue hasta mediados de la década de los ochenta, cuando tras el primer gran boom de la Ribera del Duero, comprendimos que tendría más sentido comercial unificar nuestras tres marcas en una sola, que lógicamente tendría que ser la que gozase de mayor prestigio: Protos.

En estos 13 ejercicios en los que la bodega ha estado capitaneada por usted, ha firmado el mejor periodo histórico de facturación de sus 95 años de vida, obteniendo un crecimiento del 21% respecto a 2020, facturando 49 millones de euros. ¿Cuáles han sido las claves para ello?
En estos 13 años hemos pasado de facturar 23 millones de euros en 25 países a más de 50 millones en más de un centenar. Esto se ha conseguido sin sacrificar calidad ni márgenes, ya que, en este periodo, nuestro beneficio neto se ha multiplicado por cinco.
Hemos conseguido consolidar nuestra marca internacional tras ser líderes en España. Hemos invertido en este periodo más de 40 millones de euros para elaborar el mejor vino posible y atender a la demanda creciente de nuestros vinos.
La clave, como casi siempre, son las personas, rodearte de un gran equipo humano alineado y comprometido con la estrategia de la empresa marca la diferencia. A nuestro equipo se suman nuestros accionistas, proveedores, clientes y entorno con los que tenemos una gran relación personal y profesional para que nos ayuden a conseguir nuestros objetivos de una manera sostenible y continuada en el tiempo.

Como comenta, su expansión internacional ha sido clave en el crecimiento. ¿Cómo se consigue tener presencia en más de 100 países?
Comencé mi carrera en Protos como director de exportación a comienzos de la década de los 2000, y he sido testigo directo de nuestra expansión más allá de nuestras fronteras. La exportación requiere, entre otras cosas, objetivos a largo plazo, además de mucha inversión en los mercados destino y en personal cualificado capaz de representar a la marca sin restricciones de tiempo, lo que conlleva un sacrificio personal muy elevado. Todo esto tiene su recompensa, ya que somos una de las bodegas españolas que más exporta vinos de calidad, estamos en más de un centenar de países y nos han considerado dentro de las 50 marcas de vino más admiradas del mundo.
Estos resultados nos animan para seguir trabajando en consolidarnos como una marca internacional de vinos de prestigio.

[Sigue en la versión impresa]